Los herederos de Carlos Palacio donan el legado del compositor al Institut Valencià de la Música

 

Los herederos de Carlos Palacio donan el legado del compositor al Institut Valencià de la Música

Actualizado 17/10/2011 15:22:31 CET

VALENCIA, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los hijos de Carlos Palacio han cedido al Institut Valencià de la Música (IVM) el legado de este compositor alcoyano, célebre por haber musicado poemas de Hernández, Otero o Alberti, y por componer obras como el Himno de las Brigadas Internacionales y sobre todo Las compañías de acero.

El fondo de Carlos Palacio incluye más de ochenta partituras suyas -en muchos casos no publicadas-, textos de conferencias, recortes de prensa, discos compactos y en vinilo, y una interesante correspondencia con los ya mencionados Alberti y Otero, además de Buero Vallejo o la Asociación de Compositores Rusos.

Pese a la notoriedad alcanzada por sus obras de trinchera, los expertos consideran Llanto por la muerte de Mª Luisa, dedicada a la mujer del poeta alcoyano Adrián Miró recientemente fallecida, su obra cumbre, que fue estrenada en el Festival Internacional de Santander en 1986 junto con el ciclo para piano España en mi corazón.

El autor dedicó piezas a Gil Albert, Shostakóvich, Lenin, Engels y Marx y compuso las obras reunidas en el volumen titulado Colección de canciones de lucha, que fue destruido en 1939 junto con el libro del poeta Miguel Hernández El hombre acecha, cuando la valenciana Tipografía Moderna acababa de imprimir ambas obras.

El volumen, considerado una joya bibliográfica por la participación de algunos de los más relevantes ilustradores del momento y por la originalidad y variedad de tipografías utilizadas en cada una de las canciones, no se volvió a publicar, esta vez en facsímil, hasta 1980.

La cesión se produce en el año en que se conmemora el centenario del fallecimiento Palacio, que ha motivado otras iniciativas como la presentación de la edición crítica de la suite España en mi corazón a cargo de la pianista Marisa Blanes, quien también ofreció un concierto en Alcoi y otro en el ciclo Juliol al Monestir de la Valldigna.

Carlos Palacio (Alcoy, 1911-París, 1997) estudió música en su ciudad natal y en la capital francesa, donde se exilió tras la guerra, aunque realizó visitas esporádicas a la Unión Soviética, donde se publicó la referida suite en 1970.

Según el especialista Luciano González Gimeno, "Palacio siempre tuvo a España en su corazón", sentimiento que condicionó "una poética musical del más alto misticismo elegíaco.

González asegura que el compositor "se impregnó de la emoción ibérica y conoció las corrientes más avanzadas, como el impresionismo destilado en las obras de Mompou y el neoclasicismo que tanto gustó a Falla en la obra de Ernesto Halffter".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies