Más de 400 vecinos de Alboraia (Valencia) visitan la exposición itinerante 'Pobles abandonats' en 13 días

 

Más de 400 vecinos de Alboraia (Valencia) visitan la exposición itinerante 'Pobles abandonats' en 13 días

Actualizado 05/05/2008 20:33:16 CET

VALENCIA, 5 May. (EUROPA PRESS) -

Más de 400 vecinos de Alboraia (Valencia) han visitado la exposición itinerante 'Pobles Abandonats, pobles en la memòria' del Museu Valencià d'Etnologia de la Diputación de Valencia durante los 13 días que la muestra ha estado en esta población de l'Horta Nord, según informó la corporación provincial en un comunicado.

Entre otras entidades o asociaciones, han acudido a ver la muestra alumnos de secundaria del Instituto Pío XII o del Col·legi Públic Cervantes, así como también miembros del Fotoclub Alboraia, además de otras entidades o personas a título individual.

El comisario de la exposición, el periodista y vecino de Alboraia Agustí Hernández, ha sido en algunas ocasiones el guía de la muestra. En total, una media de más de 30 personas por día han podido conocer los pueblos valencianos deshabitados, a través de fotografías, documentos, objetos y testimonios.

Está previsto que durante este año la muestra vaya a cinco localidades valencianas más, como Alzira, Sot de Chera, Alpuente, Alcoi o Sax. Durante los cuatro primeros meses de la exposición en La Beneficència, sede del Museu Valencià d'Etnologia, más de 6.000 personas visitaron la muestra. El catálogo de la exposición, el libro 'Pobles abandonats. Els paisatges de l'oblit', se ha reeditado recientemente.

'Pobles abandonats, pobles en la memòria' es una exposición etnológica que muestra los principales núcleos de población valencianos deshabitados. Así, las más de 200 fotografías de gran formato de la exposición son la principal herramienta para acceder al conocimiento de estos pueblos olvidados: Vizcota y La Hortichuela (situados en el término municipal de Alpuente), Bibioj (Villahermosa del Río), les Alberedes (el Portell de Morella), Benicalaf (Benavites), Rebate (Pilar de la Horadada) o Jinquer (Alcúdia de Veo), entre otros muchos.

También se puede ver imágenes de los desaparecidos pueblos de Domeño, Loriguilla o Campos de Arenoso, que fueron derribados como consecuencia de la construcción de los embalses de Loriguilla o de Arenós; distintos núcleos de población deshabitados por catástrofes naturales o artificiales (Gavarda, Beneixida, La Estrella, Salinas o Llombai de Gallinera) u otras ubicaciones que son testimonio de la expulsión de más de 130.000 moriscos valencianos en el año 1609, una tercera parte de la población del Reino de Valencia en aquella época.

Además de las 200 fotografías de gran formato, la exposición incluye 2.000 fotos para ver en pantalla y testimonios de personas que emigraron y explican cómo y por qué lo hicieron. Los objetos y documentos también dan fe de cómo la marcha de estas aldeas y masías, la mayor parte de ellas deshabitadas en los años 60, fue un hecho "traumático y doloroso para sus habitantes, quienes se vieron abocados a la emigración por la falta de agua, luz, el aislamiento, la falta de escolarización para sus hijos y por la carencia de comodidades irrenunciables hoy en día para cualquier persona".

Uno de los objetivos de la exposición es poner en valor el patrimonio cultural existente en los pueblos abandonados valencianos. "Se trata no sólo de restos más o menos bien conservados de viviendas, iglesias, cementerios, escuelas o fuentes, sino también otros elementos complementarios de los pueblos como caminos de montaña y de trashumancia, ermitas, puentes, estructuras de piedra en seco, abancalamientos, pastos y cultivos, molinos, aljibes y norias", explicó la misma fuente.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies