El Museo Arqueológico de La Almoina recibe 657 visitantes durante las tres primeras jornadas de apertura

Actualizado 22/05/2007 20:35:47 CET

VALENCIA, 22 May. (EUROPA PRESS) -

El Museo Arqueológico de La Almoina, en la ciudad de Valencia, ha recibido 657 visitas durante las tres primeras jornadas en las que ha permanecido abierto, según informaron hoy en un comunicado fuentes municipales. El pasado viernes comenzaron las visitas guiadas a este nuevo espacio y se desarrollaron a lo largo del fin de semana.

El primer día de apertura al público, el pasado viernes, 101 personas recorrieron el museo en grupos guiados organizados cada media hora. El sábado se registraron 236 visitas y el domingo, 320. Entre los visitantes había "un importante número" de turistas extranjeros, que ensalzaron la recuperación y la exposición de las termas del siglo II, así como los restos del cardo y el decumano que se puede admirar en La Almoina, según indicaron las mismas fuentes.

Los técnicos municipales y los responsables de la empresa adjudicataria del proyecto museístico aconsejan en sus informes "una progresiva puesta a punto" del recinto, por lo que se decidió abrirlo al público viernes, sábados y domingos.

Los expertos entienden que es necesario "realizar los ajustes lumínicos, de climatización y expositivos" que permitan que el museo "se pueda ver completado con la presencia del público", explicaron. Por ello, el Ayuntamiento de Valencia ha tomado la decisión de abrir las instalaciones sólo los fines de semana y los viernes por la tarde con el fin de llevar a cabo estos ajustes entre semana. La apertura definitiva de las instalaciones tendrá lugar en septiembre.

En la entrada al Museo Arqueológico de La Almoina se proyecta un audiovisual sobre una pantalla de doce metros que resume la historia de Valencia, desde sus orígenes hasta la actualidad. Asimismo, se puede apreciar una gran maqueta de bronce que representa la excavación. En la planta inferior, al nivel de la excavación, comienza el recorrido por el museo, a través de una pasarela que cuenta con tramos acristalados que permiten admirar las ruinas.

El museo cuenta con atriles que recogen información sobre la etapa histórica donde se sitúa, y con audiovisuales en tres dimensiones que recrean espacios como las termas, el ninfeo o episodios históricos como la epidemia de cólera. Junto a los atriles se han colocado maquetas de bronce que representan la excavación actual y que permiten a las personas invidentes conocer cómo eran la ciudad romana, imperial y musulmana, según las mismas fuentes.

De cada etapa histórica se ha construido una maqueta de madera que se expone al público. En el interior del museo se pueden admirar dos murales que facilitan al visitante una perspectiva única de cómo era la ciudad. Uno de ellos es un paseo al circo y el otro, la salida de la ciudad por la vía augusta.

Frente a estos murales se puede contemplar tanto la perspectiva pintada como una recreación virtual en tres dimensiones que, junto con las ruinas, traslada al visitante a la época romana, afirmaron.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies