Los técnicos catalogarán los restos de la época de íberos y romanos hallados junto al Barranco de Fraga

Actualizado 20/07/2009 16:42:51 CET

CASTELLÓN, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

El vicealcalde de Castellón, Javier Moliner, visitó hoy la zona donde se están practicando trabajos arqueológicos junto a las obras de encauzamiento del Barranco de Fraga, cercanos al Camí de Villamargo, los cuales serán valorados y catalogados por los técnicos. Moliner estuvo acompañado también por el concejal de Cultura, Miguel Ángel Mulet, y el de Fiestas, Ximo Torres, según informaron en un comunicado fuentes municipales.

Los concejales recorrieron la zona de excavaciones junto con los técnicos responsables de los trabajos arqueológicos, así como los de la obra del encauzamiento del barranco.

Moliner explicó que se trata de "unos restos que retrotraen a la época donde existían asentamientos íberos y romanos en la zona cercana a lo que hoy ocupa la ciudad de Castellón".

Según dijo, "se han encontrado unas urnas funerarias de la época ibera, ya puestas a disposición del Servicio de Restauración de Museu de Belles Arts. Estos restos datarían del siglo III a II a. C., y en lo que se está trabajando ahora es en la aparición de una villa de la época romana fechada entre el primer y segundo siglo de nuestra era".

El vicealcalde destacó que "la zona de los trabajos comprende unos 800 metros cuadrados y todo el material que se está extrayendo será valorado y catalogado por parte de los técnicos".

Al respecto confirmó que "se ha encontrado lo que parece ser los cimientos de una antigua villa romana y están apareciendo restos de cerámica como tejas y utensilios domésticos que también serán enviados para su conservación a los servicios técnicos del Museu de Belles Arts".

El vicealcalde de Castellón comentó que "desde el Ayuntamiento hemos querido interesarnos en conocer más detalles acerca de estos restos que hablan de nuestra historia más antigua y que habla de la tradición, y hemos pedido a la Conselleria el máximo esfuerzo para que se pongo en valor de la mejor manera los restos arqueológicos que aparezcan, para que puedan formar parte del patrimonio de la ciudad en las mejores condiciones".

Finalmente, Javier Moliner recordó que "la intención del Ayuntamiento de Castellón es preservar al máximo todo el material arqueológico que se encuentre en la zona y poder así tener más información sobre cómo era la vida en la zona donde se asienta nuestra ciudad hace más de 2.000 años", y añadió que "estos objetos y construcciones nos hablan de cómo era la vida en estas tierras por aquel entonces y que debemos rescatar para el conocimiento de todas y todos nuestros ciudadanos".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies