Descubren nuevas pinturas en los abrigos rupestres del Parque Cultural de la Valltorta (Castellón)

Actualizado 30/05/2011 20:57:12 CET

CASTELLÓN, 30 May. (EUROPA PRESS) -

Los técnicos del Museo de la Valltorta, en Tírig (Castellón), apoyados por investigadores de varias universidades, han conseguido descubrir nuevas pinturas rupestres en los abrigos y cuevas del Parque Cultural de la Valltorta mediante un programa de análisis fotográfico que permite delimitar las diferentes figuras que se hallan en la roca, pero que no son visibles al ojo humano.

Los investigadores han realizado más de 3.000 fotografías a las cuevas del Barranc de la Valltorta, también conocido como Barranc de la Gasulla, en Ares del Maestrat. Se trata de una técnica que empezó a implementarse hace un año, pero que hasta la fecha no había llegado al Parque Cultural de la Valltorta.

Los técnicos han realizado estas fotografías en la cuevas y abrigos y ahora se encuentran en el proceso de análisis. Los objetivos de la investigación, según especialistas de la Universitat de Barcelona, "se centran en delimitar la antigüedad de las pinturas, los trazos, las figuras y también si hubo superposición en las mismas". Los elementos han borrado muchas de las pinturas de los abrigos.

No obstante, mediante el análisis fotográfico, cada textura y cada pintura, aunque esté escondida, ofrece una variedad cromática. De este modo, en la pantalla del ordenador, se han descubierto figuras de animales o arqueros que hasta la fecha eran desconocidas.

Además, "también hemos podido completar algunas series de pinturas que estaban incompletas, es decir, con el análisis de la fotografía hemos podido completar acciones que no se veían en su totalidad a simple vista", han añadido los expertos.

Mediante este análisis, los investigadores también podrán conocer la época en que se realizaron las pinturas, así como también los materiales utilizados en cada ocasión, en función del pigmento que se utilizó. Una vez tomadas las imágenes, el proceso se inicia ahora en el laboratorio para descifrar cada uno de los dibujos que realizaron los hombres prehistóricos.

Los expertos coinciden en señalar que "el deterioro de las pinturas rupestres de la Valltorta ha sido mayor en un siglo que en 6.000 años de antigüedad". De hecho, --han apuntado-- "cuando se descubrieron las pinturas comenzaron a mojarse para que resaltasen más y este proceso las deterioró más que los agentes meteorológicos".

Además, cuando se arrancó l'Arquer de la Valltorta y se intentaron quitar de la roca otras figuras se destrozó el conjunto de enclaves como la Cova dels Cavalls. De hecho, según los guías de Valltorta, "ya no puede apreciarse un tercio de las pinturas originales que se describieron en el momento del descubrimiento".

Si bien el análisis de las fotografías no podrán devolver el aspecto original a las cuevas, sí permitirán conocer más detalles de lo que pintaron los hombres del Neolítico.