Desmantelada una red que compraba objetos robados y los vendía desde una chatarrería

Un agente en la chatarrería
GUARDIA CIVIL
Publicado 30/12/2016 14:36:18CET

ALICANTE, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil de El Verger (Alicante) ha desarticulado un entramado que supuestamente se dedicaba a comprar objetos robados para venderlos a particulares desde una chatarrería de Palma de Gandia (Valencia). En la operación hay un detenido, un español como presunto autor de los robos y dos investigados: el propietario del establecimiento, de la misma nacionalidad, y su trabajador, un ciudadanos búlgaro. Todos ellos tienen 34 años.

Según ha informado la Comandancia provincial de Alicante, la investigación, que comenzó a raíz de una serie de robos con fuerza en viviendas, ha culminado con el descubrimiento del entramado ahora desmantelado.

Al supuesto autor de los robos, vecino de Beniarbeig, se le imputan 12 robos con fuerza mientras que al propietario de la chatarrería y al trabajador, ambos vecinos de Gandia, se les atribuye el delito de receptación. Gran parte de los efectos sustraídos han sido recuperados y muchos de ellos reconocidos por sus propietarios.

La Guardia Civil tuvo conocimiento de una serie de robos en una misma vivienda de Sanet i Negrals, que era utilizada como almacén de herramientas y material de fontanería, y en una caseta de obra de Beniarbeig.

Los investigadores observaron que el modus operandi era el mismo en todos los robos: el autor llegaba en vehículo a la parte trasera de la vivienda y escalaba el muro desde el que podía acceder al interior de la propiedad. El equipo Roca de El Verger pudo localizar un vehículo que siempre aparecía antes de los robos.

Fue así como se pudo determinar que una chatarrería de Palma de Gandia era la principal receptora del material. Allí se encontraron muchas de las ventas realizadas por el supuesto autor de los robos y propietario del vehículo sospechoso, al comprobar las facturas y las fechas de venta. Y en esa empresa se localizaron los objetos sustraídos e identificados.

Entre el material recuperado hay compresores, bombas de agua, motobombas, una máquina de coser, un microondas, una radial, sopletes de taladro, taladros, bobinas, cepillos eléctricos, calentadores, gatos de coche, planchas de aluminio, abundante material de grifería y tuberías de plomo, y gran cantidad de herramientas.

El estudio de las facturas ha determinado, además, que ninguna hace referencia a objetos "no chatarra" como herramientas eléctricas, compresores, gato de coche, lo que ha llevado a la conclusión de que los efectos de "dudosa procedencia" que pudieran comprometer a la chatarrería los anotaban y pagaban como chatarra varia. Asimismo, se ha podido constatar que al autor de los robos se le han pagado unos 15.000 euros.

"MUY CONOCIDA" ENTRE DELINCUENTES

Igualmente, se ha averiguado que dicha chatarrería es muy conocida entre los delincuentes habituales, por ser asidua a la compra de efectos sustraídos, vendiéndolos, a su vez, en el mercado ilícito a clientes particulares.

La investigación ha destapado un entramado de compra y venta de objetos robados en el que supuestamente el propietario de la chatarrería recepcionaba los efectos sustraídos que le llevaban los presuntos autores de robos mientras que un trabajador se encargaba tanto de esconder los efectos de valor, como de sacarlos al mercado para su posterior venta. El presunto autor de los robos ha quedado a disposición judicial, en libertad con cargos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies