Detenidos tres hombres por ofrecer lotería supuestamente premiada a cambio de dinero

Cupones De La ONCE Intervenidos
POLICÍA NACIONAL
Actualizado 01/10/2011 13:23:42 CET

ALICANTE, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Nacional han detenido a tres hombres, de entre 23 y 31 años, acusados de ofrecer lotería supuestamente premiada a cambio de ciertas cantidades de dinero, todo ello con la excusa de no poder cobrarla. Es el conocido timo del 'Tocomocho', según ha informado Jefatura en un comunicado.

Los detenidos acababan de llegar a Alicante para cometer la estafa. El incidente tuvo lugar el pasado jueves, cuando varios agentes de paisano --pertenecientes a la Comisaría Distrito Centro-- observaron en la zona comercial de la Avenida Maissonave a tres individuos con varios cupones de la ONCE en sus manos que se acercaban a un viandante de avanzada edad y entablaban una conversación con él.

La posible víctima empezó a ponerse nerviosa y abandonó rápidamente el lugar sin hacer caso a las indicaciones de los presuntos estafadores, por lo que los agentes decidieron intervenir y al identificarlos comprobaron que todos ellos estaban siendo buscados por policías de la Comisaría Local de Ponferrada (León) por su pertenencia a un grupo organizado dedicado a la comisión de estafas y timos por el conocido procedimiento del 'Tocomocho', por lo que fueron detenidos.

En el momento de la detención se les intervino un listado de números premiados en sorteos de la ONCE y nueve cupones. Los investigadores averiguaron que los tres arrestados se desplazaban por toda la geografía española en vehículos de alquiler para cometer los delitos.

Los arrestados, españoles de edades comprendidas entre 23 y 31 años, todos ellos con antecedentes anteriores, han sido puestos a disposición del juzgado de Instrucción de guardia de Alicante.

EL TIMO

El timo del 'Tocomocho' consiste en ofrecer lotería supuestamente premiada a cambio de ciertas cantidades de dinero, todo ello con la excusa de no poder cobrarla; e incluso a veces, uno de los timadores --el primero que contacta con la víctima-- simula padecer una minusvalía, entrando entonces en la 'puesta en escena' un consorte o segundo estafador que enreda y confunde a la víctima con su palabrería, convenciéndola para que entre ellos se queden con la lotería y una vez cobrado el premio, se repartan el mismo.

Para rebajar problemas de conciencia y acabar de convencer a la víctima, el segundo estafador le propone entregar en contrapartida una cantidad importante de dinero a la persona titular del supuesto premio, por lo que enseguida acompañan o trasladan en coche a la víctima hasta su domicilio para recoger cartillas bancarias y poder efectuar reintegros en sucursales distintas en la que habitualmente opera.

Finalmente, todo termina con la entrega del dinero de la víctima a los estafadores, recibiendo ella a cambio el décimo o cupón supuestamente premiado, y si no se consigue llevar a buen término el engaño, bien porque la víctima se percate del mismo, bien por circunstancias ajenas a ambas partes, suelen utilizar el descuido, para lo cual rodean y distraen a la víctima, cambiando el sobre de ésta con el dinero extraído por otro de similares dimensiones conteniendo recortes de papel, y a continuación se inventan una excusa para intentar en ese momento abandonar el lugar.