La DGT controlará desde mañana la tasa de alcoholemia de cerca 40.000 conductores en la Comunitat valenciana

Actualizado 06/12/2009 13:36:06 CET

VALENCIA, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Dirección General de Tráfico (DGT) pondrá en marcha mañana, lunes, y hasta el próximo 20 de diciembre una nueva campaña especial sobre control de la tasa de alcoholemia entre los conductores, por la que se controlarán en la Comunitat Valenciana a cerca 40.000 vehículos. Durante toda la campaña, 3.000 agentes serán los encargados de realizar los controles a los conductores, según informó en un comunicado la Delegación del Gobierno en la Comunitat.

El objetivo de esta iniciativa, que se enmarca dentro de la programación de las Campañas y Operaciones de Vigilancia y Control para el año 2009, es concienciar a los conductores de los riesgos reales del alcohol en la conducción.

En este sentido, el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Ricardo Peralta, señaló que "en al menos un tercio de los accidentes mortales, el alcohol ha estado presente como desencadenante". Por ello, "la seguridad de todos requiere que también la seguridad en el tráfico esté garantizada. Éste es el propósito de esta campaña", destacó.

En España, entre los años 2003 y 2008 se redujo a la mitad el índice de positivos en controles de alcoholemia, al tiempo que se incrementaron los controles pasando de dos millones en 2003 a más de cinco millones en 2008. Ricardo Peralta indicó que "el cambio de comportamiento de los ciudadanos y la concienciación ha provocado que el porcentaje de positivos se reduzca notablemente".

En la pasada campaña de control de alcoholemia, realizada del 6 al 9 del pasado mes de julio, en la Comunitat Valenciana se controlaron 44.847 vehículos y 717 conductores dieron positivo.

La reforma del Código Penal en materia de seguridad vial establece pena de prisión de tres a seis meses o multa de seis a 12 meses y trabajos en beneficio de la comunidad para aquellos conductores que conduzcan con una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro o con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 gramos por litro.

Además, se perderá el permiso de conducir por un tiempo mínimo de un año y máximo de cuatro. También tiene una pena de entre seis meses a un año de presión el hecho de negarse a someterse a las pruebas de alcoholemia