'Dirty Dancing', el "fenómeno transgeneracional" llega a València en abril

Los actores de 'Dirty Dancing'  recrean el salto de la película
EUROPA PRESS
Publicado 21/03/2018 18:29:29CET

VALÈNCIA, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

El musical 'Dirty Dancing' llegará el próximo 26 de abril al Palau de Les Arts de València para trasladar a su Auditori este clásico del cine que el año pasado cumplió 30 años y ofrecer a todos los fans "que han gastado ya sus cintas de vídeos en casa una experiencia en tres dimensiones".

Se trata de la versión "autorizada y original" de la película de 1987 que "sentó un precedente" y "marcó a toda una generación", supervisada y escrita por la propia creadora del largometraje, Eleanor Bergstein, que incluso ha elegido a los actores de la producción.

Los intérpretes Laura Enrech y Pablo Ceresuela se pondrán en la piel de Baby Houseman y Johnny Castle para escenificar durante cuatro semanas, hasta el 20 de mayo, la historia de amor entre el profesor de baile y la joven. Los artistas, junto al coordinador de la gira, Carlos Alexandre, han presentado la obra este miércoles en el Museu de les Ciències.

Eleanor Bergstein "quiso llevar la película al teatro para que todos los fans viviesen una experiencia nueva", y el resultado es una versión "que respeta totalmente su obra" y atrae a una audiencia "que no es el público habitual que acude al teatro", ha indicado Alexandre.

Bajo esta premisa, ha explicado que, con València, son 25 las ciudades españolas por las que ha pasado la película musical hecha teatro y casi 500.000 espectadores los que han visto la obra. Una gira de "éxito increíble" que, en su última parada, Santander, consiguió un "cien por cien de ocupación".

La producción sube a escena a 26 actores y cuenta con el trabajo de 30 técnicos, lo que supone un "montaje de gran envergadura y complicado", a lo que se suma que el Auditori de Les Arts "no acoge normalmente teatro escénico", ha señalado.

"UN FENÓMENO TRANSGENERACIONAL"

La actriz Laura Enrech ha destacado que este musical es un "homenaje muy grande a la gente que creció con 'Dirty Dancing' y que, años después, se la pone a sus hijos". En este sentido, ha resaltado el "fenómeno transgeneracional" en el que se ha convertido la historia de Johnny y Baby.

Así, entre el público que ha acudido a ver el musical durante su recorrido de más de un año por la geografía española, los artistas se han encontrado tanto con personas mayores como niños.

"Obviamente, el cine llega a más gente que el teatro, por lo que con esta obra consigues que algunas personas vengan al teatro por primera vez, y que luego vuelvan", ha remarcado.

Por su parte, Pablo Ceresuela ha puesto en valor el "fenómeno fan" que se congrega en las representaciones, hasta el punto que "el espectáculo, aunque no está pensado para ser interactivo, lo acaba siendo".

Los actores han asegurado que, cuando salen a los escenarios, se encuentran con un público que canta, salta, ríe, grita y repite algunas partes del guion, como la frase final de Johnny. Una acogida que "hay toda una generación marcada por esta película", han señalado.

La cinta "marcó una época, en parte por la calidad de su historia principal", pero también por las "otras historias que se cuentan", y que tocan temas como el "despertar sexual de la mujer" o la "diferencia de clases", "unos matices que hacen que la película, 30 años después, siga ahí", ha indicado Ceresuela.

MÚSICA Y UNA HISTORIA "FOTOGRAMA A FOTOGRAMA"

El intérprete de Johnny ha hecho hincapié en que la producción supone "toda una obra de ingeniería para meter lo que en la película ves en exteriores dentro de un escenario". Todo ello, con un relato obra de la misma escritora del original que consigue que el público vea este icónico romance "fotograma a fotograma".

Preguntado por el reto de tener que meterse en la piel de un personaje tan presente en el imaginario colectivo, ha remarcado que encarnar a los protagonistas del largometraje supone "caminar entre esa fina línea de respetar al personaje sin dejar de ser el actor que eres", y "hacerlo desde dentro, porque si no el público lo nota".

En cuanto a Laura Enrech, ha subrayado que ha "intentado contar la historia del personaje, no del mito", y ha confesado que, en su caso, no vio la película "hasta muy tarde" y no ha "repetido muchas veces", de forma que "no venía tan intoxicada".

Finalmente, Alexandre ha puesto el foco en el componente musical de este espectáculo, y ha recordado que la de 'Dirty Dancing' es "la banda más sonora más vendida de la historia", galardonada con un Óscar.

Por todo ello, ha manifestado que es "una suerte poder celebrar el 30 aniversario de la película con este musical" y ha valorado la "experiencia de llevarla al Auditori del Palau de Les Art y convertirlo en teatro", ha concluido.