Educación concede ayudas a 19 centros especiales para que el alumnado realice actividades complementarias

Actualizado 18/06/2006 19:42:42 CET

VALENCIA, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

La conselleria de Cultura, Educación y Deporte concede ayudas a 19 Centros Específicos de Educación Especial (CEEE) de la Comunitat para que el alumnado escolarizado, sostenidos con fondos públicos de la Comunitat Valenciana, realice actividades complementarias durante el presente curso, según informaron fuentes de la Generalitat.

Con estas ayudas, la Administración "favorece el acceso a las actividades complementarias de los alumnos con necesidades educativas especiales (NEE) graves y permanentes escolarizados en Centros Específicos". Para ello, se destinaron 42.000 euros, para financiar parcialmente los gastos que se generen del costo individualizado de las actividades complementarias.

Los centros subvencionados son el CPEE 'Gargasindi' de Calpe, CPEE 'Miguel de Cervantes' de Elda, CPEE 'Tamarit' de Elche, CPEE 'Virgen de la Luz' de Elche, CPEE 'Secanet' de La Vila Joiosa, CPEE 'Antonio Sequeros' de Orihuela, CPEE 'Pla Hortolans' de Burriana, CPEE 'La Panderola' de Vilareal, CPEE 'Alberto Tortajada' de Algemesí, CPEE 'Virgen de la Esperanza' de Cheste, CPEE 'Koynos' de Godella, CPEE de Ontinyent, CPEE 'Francisco Esteve' de Paterna, CPEE 'Torre Pinos' de Torrent, CPEE 'El Molí' de Valencia, CPEE 'Ruiz Jiménez' de Valencia, CPEE 'Profesor Sebastián Burgos' de El Saler-Valencia y CPEE 'Pla de la Mezquita' de Xàtiva.

Estas subvenciones están dirigidas a alumnos que por sus características especiales necesitan un gran aparataje para ser transportados y realizar salidas. En este sentido, estas actividades escolares complementarias se convierten, para la mayoría de ellos, en la única posibilidad de salir de su entorno más próximo, de la escuela y de la familia, y poder conocer otras realidades y disfrutar de ellas.

Asimismo, se valoran como atención preferente las actividades complementarias dirigidas al alumnado que se encuentre en el tramo de edad de entre 12 y 21 años, y al que se encuentre realizando el programa denominado de transición a la vida adulta.

Las actividades pretenden ayudar a desarrollar las habilidades sociales necesarias para la integración de este alumnado. De este modo, se incrementa el nivel de independencia del alumno en lo referido a autonomía personal, como la higiene, la limpieza personal, el vestido y la alimentación, además de aumentar las relaciones interpersonales y la seguridad en sí mismos, convivir y colaborar con las personas de su entorno siguiendo las normas básicas de convivencia y saber utilizar los recursos comunitarios como son el transporte, el teléfono público, los correos, la información, entre otros, y planificar y participar en actividades de ocio y tiempo libre.

Las actividades que los centros proponen, y que tienen carácter periódico o alterno, suelen consistir en hípica adaptada, piscina terapéutica, equinoterapia, hidroterapia, granjas escuelas, entre otras, así como la asistencia a jornadas de intercambio, ferias, exposición de trabajos, u otras actividades educativas. Su duración debe ser superior a un día y pueden ser periódicas o continuadas.