Exdirector de emergencias sanitarias dice que atendieron a heridos del metro en 57 minutos

 

Exdirector de emergencias sanitarias dice que atendieron a heridos del metro en 57 minutos

Publicado 18/04/2016 15:40:50CET

   VALENCIA, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El que fuera director del servicio de emergencias sanitarias de la provincia de Valencia el 3 de julio de 2006, Manuel González, ha defendido la atención que dieron tras el accidente del metro en el que fallecieron 43 personas --41 en el lugar del siniestro y dos en el hospital-- y otras 47 resultaron heridas. Al respecto, ha dicho que el último herido se trasladó en 57 minutos y considera que "atender a tantos heridos en menos de una hora estuvo bien".

   Manuel González, quien ha comparecido este lunes en la comisión de las Corts Valencianes que investiga este accidente, ha explicado que los médicos coordinadores del Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU) contactaron con él el día del accidente a las 13.08 minutos, informando de llamadas de ciudadanos que iban dentro del metro alertando del accidente.

   Ha señalado que ocho minutos después llegó al lugar del siniestro, donde vio una imagen "muy triste y muy dantesca" y donde ya había efectivos sanitarios atendiendo a heridos. En concreto, ha indicado que se movilizaron cinco SAMU, varias unidades de Soporte Vital Básico, ambulancias no asistidas y todos los recursos sanitarios de atención primaria cercanos a la zona del accidente.

   Asimismo, ha señalado que a los heridos más graves se les atendió en el propio andén y, además, se puso en marcha un hospital de campaña en "una zona segura" cerca de las estaciones.

   González, quien ha dicho que estuvo casi 11 años de responsable de emergencias pero no tenía experiencia en un accidente por descarrilamiento, ha señalado que elaboró un informe con las actuaciones que se realizaron y que remitió a la Conselleria de Sanidad.

   Este médico ha indicado que la comunicación en el lugar del accidente "no era fácil" porque "la telefonía móvil en algunos momentos no llegaba" y, además, "el sistema Tetra también tenía dificultades". No obstante, ha dicho que utilizaron un recurso que emplean cuando la comunicación es difícil "el silencio: solo habla la persona que necesita algo".

   Ha defendido la atención sanitaria que se prestó ese día, porque ha dicho que el último herido se trasladó en 57 minutos. "57 minutos para tantos heridos no estuvo mal", ha indicado, aunque es consciente de que "siempre se puede mejorar".

    "Desde el punto de vista sanitario intentamos hacerlo lo mejor posible y los tiempos así lo avalan", porque "atender a muchos heridos en menos de una hora, estuvo bien", ha subrayado. "Fue triste para todos, para nosotros también", ha resaltado Manuel González, quien ha añadido que un enfermero perdió a una hermana.

"LA POBLACIÓN COMETIÓ ERRORES"

   González ha explicado que los efectivos sanitarios quieren prestar atención "como marcan los protocolos", pero ha dicho que "la población cometió errores". Así, ha indicado que ocurrió "como en los accidentes de tráfico: las personas, con muy buena intención, sacan a los enfermos, pero luego es responsabilidad nuestra las consecuencias que haya".

   Al respecto, ha indicado que la imagen de un hombre sacando a una niña herida del metro es, desde el punto de vista de las emergencias, "la foto de la vergüenza", ya que ha dicho que "no podemos permitir jamás que un herido no salga inmovilizado".

   También ha señalado que mucha gente que salió por su propio pie y sufría "crisis de ansiedad o heridas leves" se dirigió a centros de salud u hospitales "para que quedara constancia de que iban dentro de accidente del metro".

"SUAVIZAR" LA INFORMACIÓN

   El diputado socialista José Muñoz le ha preguntado si recibió instrucciones políticas para "suavizar" la información que se transmitía del accidente porque "en ese momento no interesaba que se hablara del accidente por el momento glorioso que estaba viviendo la ciudad de Valencia por la visita de Valencia".

   González, quien no cree que se produjera "apagón público", ha dicho que cuando se da información sanitaria "tenemos que estar muy seguros de lo que estamos diciendo", porque "no podemos decir un nombre y que no se ajuste a la realidad". Así, ha insistido en que se debe tener "mucha sensibilidad".

"JAMÁS HUBIERA PERMITIDO INTERFERENCIAS POLÍTICAS"

   "Jamás hubiera permitido tener una interferencia política y mucho menos en un tema de estas características", ha manifestado. En esta línea, ha indicado que estuvo casi 11 años en la dirección del servicio con seis consellers de Sanidad; "si alguno hubiera interferido en este tema, hubiera estado encantado de volver a ser médico SAMU como fui antes", ha apostillado.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies