Un exgerente de Emshi advirtió a Crespo de "problemas" y pidió sustituciones en Emarsa y "nunca más se supo"

Vista general de la depuradora de Pinedo
EMSHI
Publicado 07/06/2017 13:45:40CET

   El testigo, al llegar a la empresa: "Me dijeron que Emarsa costaba un montón y que la gente ahí no trabajaba"

   VALÈNCIA, 7 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Rafael Arce, quien ocupó el cargo de gerente de la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi) entre 2005 y 2009, ha afirmado que al poco tiempo de llegar a este departamento, y tras estudiar diferente documentación, se percató de "diferentes problemas" en Emarsa y se los trasladó a su presidente, Enrique Crespo. A partir de ahí, ha dicho, "nunca más se supo".

   Arce se ha pronunciado así en su declaración, en calidad de testigo, en el juicio por la pieza principial del caso Emarsa, en la que se ha investigado un presunto desfalco de alrededor de 25 millones de euros en la gestión de la depuradora de Pinedo (Valencia). Crespo ha sido el único de los 24 acusados que ha acudido a la vista.

   "Era una situación kafkiana. Un despropósito". Así ha llegado a resumir Arce lo que percibía de la empresa pública Emarsa y de la forma en la que se gestionaba. Ha explicado al tribunal, a preguntas de la fiscal, que cuando llegó a la Emshi le comentaron que la mercantil "costaba un montón, que la gente ahí no trabajaba... Todo muy negativo".

   Por este motivo, ha indicado que intentaron hacer una auditoría interna --que no llegó a concluirse--: "A la vista de los comentarios que nos llegaban, pensé en intentar ver qué pasaba. Emarsa no llamaba, no informaba. Por eso decidimos hacer la auditoría, para saber la situación económica financiera de la entidad", ha expuesto.

   Entonces, hicieron un plan de trabajo y pidieron a la sociedad balances, gastos y otra documentación. "Se lo pedimos a Enrique Arnal -ex director financiero--", ha dicho, y este les mandaba papeles que no les cuadraban porque algunos parecían modificados, otros no coincidían, etc. "Era tremendo", ha lamentado.

   Detectaron diversos "problemas" y ha señalado que se los trasladó a Enrique Crespo. "El me dijo que hablaría con ellos", ha dicho, y después "nunca más se supo", ha sentenciado el testigo ante el tribunal.

PIDIÓ DESPIDOS TRES VECES

   Ante esta situación, ha indicado que "hasta en tres ocasiones" propuso el despido tanto de Arnal como del entonces gerente de Emarsa Esteban Cuesta: "Hasta tres veces insistí en la necesidad de sustituir a Arnal y a Cuesta. Primero le dije a Crespo que sustituyera a Arnal dos veces porque no podía llevar las cosas que llevaba. La contabilidad era arbitraria, no coincidían los datos y no había un criterio objetivo de cómo pasar las cuentas", ha aseverado. "Proponía despidos y me decían que no se podían despedir. Era una situación kafkiana", ha apostillado.

   La "sensación", ha insistido, era que "no sabías muy bien lo que había allí", ya que desde la Emshi no participaban "para nada" en las auditorías de Emarsa que cree que sí se trasladaban a los miembros del consejo de administración de la entidad. Asimismo, preguntado por el motivo por el que se llegó a pagar 42 euros la tonelada de lodo, ha dicho que para adoptar esta medida no se pidió ningún informe técnico por parte de la Emshi.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies