Expertos destacan que el salario de un universitario es un 41% más elevado que el de un titulado de Secundaria

Actualizado 17/12/2013 22:27:14 CET

El rector Mora señala que "un universitario que termine sus estudios hoy cambiará cinco veces de tipo de trabajo a lo largo de su vida"

VALENCIA, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

El salario medio de un universitario es un 41 por ciento más elevado que el de un titulado de Secundaria, aunque la incertidumbre para los que están en posesión de un título de educación superior va en aumento. De hecho, "un universitario que termine sus estudios hoy cambiará cinco veces de tipo de trabajo a lo largo de su vida laboral".

Así se ha puesto de relieve en las XIII Jornadas de Orientación organizadas este jueves por la Universitat Politècnica de València (UPV), a las que se han inscrito 534 orientadores, jefes de estudio y directores de centros de educación secundaria de toda la Comunitat Valenciana. Estas jornadas son un tradicional punto de encuentro para los profesionales de la orientación, que profundizan en aspectos importantes relacionados con la situación actual de la educación superior, destaca la institución académica en un comunicado.

En la inauguración, ha intervenido el rector de la UPV, Francisco Mora, que ha hablado de un vector importante de esta época, la incertidumbre: "Un universitario que termine sus estudios hoy cambiará cinco veces de tipo de trabajo a lo largo de su vida laboral. Esto no significa traslados de empresa, sino cambios sustanciales en el puesto de trabajo que requerirán nuevos conocimientos. Hace tan solo unos años, en la década de los 80, estos cambios en la vida de una persona no llegaban a producirse dos veces", ha explicado

Por su parte, Guy Haug, uno de los principales 'arquitectos' del espacio europeo de educación superior (EEES), ha insistido en que "el EEES lo ofrece casi todo, pero hay que elegir lo que más conviene a cada estudiante".

"Europa cuenta con una infinita diversidad de oportunidades de educación superior, itinerarios personalizados y programas casi a la carta, algunos muy atractivos, que no hay que limitar. Lo que falta es más información y orientación para poder aprovecharlos", ha aseverado.

En cuanto a la pregunta de qué necesita un alumno para beneficiarse de las oportunidades del EEES, Haug ha respondido que se requiere "un carácter abierto, curioso, aventurero; una suma no despreciable de dinero (que puede provenir de becas, no exclusivamente las Erasmus); inglés -muchas veces, incluso un tercer idioma- y, sobre todo, información".

En ese sentido, Guy Haug ha señalado que este es el punto débil de la construcción del EEES: "En sus orígenes, Europa se centró en los aspectos académicos del espacio europeo y descuidó los sistemas de apoyo. No invirtió el dinero suficiente en el desarrollo de redes europeas de orientación. Este es un aspecto que, con los años, se ha detectado y ahora se está corrigiendo."

EMPLEABILIDAD Y SALARIO

También ha intervenido Gloria Molero Martín-Portugués, vocal asesora de la Secretaría General de Universidades, que ha subrayado que la educación superior --tanto la formación profesional como la universidad-- "compensa a nivel de empleabilidad y de salario". "La media salarial de un titulado superior es un 41% más elevada que la de un titulado de secundaria, y un 63% más de media de quien sólo tiene una titulación básica".

También ha informado de que, en las próximas semanas, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte publicará los datos de empleabilidad y la media salarial de las titulaciones universitarias por áreas. "Esta información puede ser de gran utilidad para ayudar a los alumnos a elegir los estudios que quieren cursar. Se trata de hacer un seguimiento de estos dos factores a lo largo del tiempo y de ir incorporándolos al buscador del Ministerio".

Para terminar, Gloria Molero ha añadido que "el mercado laboral actual es muy cambiante, los trabajos ya son para toda la vida. Estamos formando a universitarios para que resuelvan problemas que todavía no se han planteado. Es un escenario complicado e inestable: si antes los conocimientos de un trabajador eran rentables para la empresa durante 20 años, ahora mismo, ese plazo se ha acortado drásticamente y se calcula que su preparación solo será provechosa durante 8 años".

"A partir de ese momento, el empleado deja de ser puntero y pierde competitividad si no se recicla. Y ha concluido. "No podemos prever qué pasará dentro de 4 años, pero sabemos que se necesitará una formación sólida pluripotente, en lugar de una formación súper especializada", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies