Familiares de la pareja desaparecida en Egipto piden más seguridad a las agencias y esperan que el Gobierno no "olvide"

 

Familiares de la pareja desaparecida en Egipto piden más seguridad a las agencias y esperan que el Gobierno no "olvide"

Actualizado 04/12/2009 22:09:14 CET

VALENCIA, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

Familiares de la pareja valenciana desaparecida en el Mar Rojo, después de que naufragara el barco en el que viajaban el pasado día 19 de noviembre, pidieron hoy mayores "medidas de seguridad" a las agencias de viajes y a las autoridades de los países receptores de turistas y confiaron en que el Gobierno central no haya "olvidado" el hundimiento de la nave.

La pareja Israel Pérez y María Lourdes González, de 33 años y residentes en Valencia, desaparecieron frente a las costas de la ciudad egipcia de Sharm el Sheij, a causa del hundimiento del 'Coral Princess', un barco de submarinismo en el que viajaban con otros 12 buceadores españoles, que lograron salvarse.

Los padres de Israel, Anastasio Pérez Martín y Apolonia Muñoz Gómez-Pastrana, y los de María Lourdes, Pedro González Camacho y Concepción Villarroya Semper, junto con la hermana de la mujer desaparecida, Cristina González, convocaron hoy una rueda de prensa, en la que agradecieron la ayuda ofrecida por las autoridades españolas y los medios de comunicación.

Asimismo, entre evidentes muestras de aflicción, reclamaron que las "leyes y penas" del país africano "caigan sobre el culpable, para que esta desgracia no vuelva a suceder" y solicitaron a las agencias de viajes que "exijan unas mínimas medidas de seguridad" y una tripulación "experta", ya que, según pudieron saber, "el armador, el capitán y la tripulación" del navío "no prestaron ninguna ayuda" a los turistas.

El padre de María Lourdes, Pedro González, lamentó que la tripulación "no parara los motores del barco", pues, aunque la nave se hubiera hundido igualmente, "si las máquinas se hubieran parado a tiempo, nuestros hijos hubieran salido como los demás". Además, denunció que les hayan ayudado más los civiles que las autoridades egipcias.

González aseguró que el barco está hundido a unos 1.500 metros, por lo que a esa profundidad es "imposible sacarlos", al tiempo que explicó que cuando llegaron a Egipto les costó "Dios y ayuda" tramitar las denuncias. En estos momentos, dijo, están buscando una traducción oficial de las denuncias del árabe al español.

"NO SABEMOS NADA"

Por su parte, el padre de Israel, Anastasio Pérez, aseguró, respecto a la investigación: "no sabemos nada", ya que "el cónsul --español-- está de vacaciones y a partir del día 13 de este mes nos pondrá al corriente". De igual modo, lamentó que el barco estuviera averiado y, sin embargo, navegara ese día. "Quince días antes seguramente tuvo un golpe grande y, en lugar de repararlo, hicieron una chapuza; pero no aguantó, se fue a pique", deploró.

La hermana de la desaparecida recalcó que tramitarán una denuncia "conjunta" todos los españoles que naufragaron en el barco, junto con ellos. No obstante, indicó que no han iniciado los trámites, ya que tienen que esperar tres meses porque es el plazo que exige la ley cuando hay desaparecidos. También apuntó que están siendo "asesorados" por la Generalitat y mencionó en que el Gobierno central "no se ha pronunciado". "Espero que no haya caído en el olvido", señaló.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies