FGV inicia el periodo de pruebas del sistema ATO de conducción automática, que se pondrá en marcha a final de año

Actualizado 15/11/2010 14:53:30 CET

VALENCIA, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) ha iniciado el periodo de pruebas del sistema Automatic Train Operation (ATO) de conducción automática con conductor, que comenzará a funcionar a finales de año en los tramos subterráneos de la red de Metrovalencia.

Así lo han señalado a Europa Press fuentes de la empresa, que han precisado que el periodo de pruebas se inició a finales de octubre, tras finalizar la obra civil para la instalación del sistema, y se intensificará durante este mes con la puesta en circulación de trenes y el proceso de habilitación de maquinistas.

El ATO ha supuesto una inversión de más de 30 millones de euros y se implantará en las líneas 1, 3 y 5 de Metrovalencia. En concreto, en la Línea 1, en el tramo comprendido entre las estaciones de Empalme y Sant Isidre; en la Línea 3, entre Alboraia y Aeroport; y en la Línea 5, entre Marítim-Serrería y Aeroport y entre Marítim-Serrería y Sant Isidre.

Este sistema permite funcionar a los trenes sin conductor, pero en Metrovalencia se mantendrá la presencia de los maquinistas para que intervengan en otros procesos ajenos a la conducción, como la apertura de puertas o la atención a usuarios, ya que la red combina tramos subterráneos con otros en los que circula en superficie.

En España, únicamente funciona sin conductor la Línea 9 del Metro de Barcelona, que cuenta con el sistema ATO y estaciones acondicionadas, mientras que el metro de Sevilla mantiene al conductor pese a disponer de este sistema y de estaciones adaptadas.

MAYOR VELOCIDAD, CONFORT Y SEGURIDAD

Desde FGV han resaltado que la incorporación del sistema ATO permitirá mejorar "la velocidad, la regularidad, el confort, el funcionamiento y la seguridad" de la red de metro.

La implantación del nuevo sistema supone asimismo una "apuesta por la sostenibilidad", ya que los trenes viajan "sin necesidad de acelerar y frenar bruscamente" y se logra además una disminución del número de averías, dado que es "un sistema más moderno y fiable".

Además, el ATO se complementará con el denominado ATP Distancia Objetivo, un sistema de protección automática que permite el control de la velocidad máxima de los trenes y les "protege, de forma segura y automática", de cuestiones como "alcances y velocidades excesivas".

De este modo, una vez que el sistema ATP autoriza la velocidad máxima, el ATO se encarga de realizar la conducción automática del tren en el subterráneo.