Fiscalía denuncia al director de la reserva de Benagéber donde murieron bisontes

Imagen del bisonte decapitado
RESERVA DE VALDESERRILLAS
Actualizado 01/03/2017 11:44:03 CET

VALENCIA, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

Fiscalía de Valencia ha denunciado al director de la reserva de Valdeserrillas de Benagéber, Carlos Álamo, por un presunto delito de maltrato animal al estimar que no daba suficiente alimentación a los animales que custodiaba. Como consecuencia, tres bisontes fallecieron y otros fueron localizados enfermos.

El fiscal encargado de este caso, Eduardo Olmedo, ha presentado un escrito de denuncia al Juzgado Decano de Llíria (Valencia) contra Álamo y solicita que se le tome declaración por estos hechos. En la denuncia no se hace ninguna referencia a las circunstancias en las que fueron localizados dos de los bisontes hallados muertos, y que estaban decapitados.

Según relata en el texto, al que ha tenido acceso Europa Press, Álamo poseía en junio de 2015 cuatro bisontes, tres de los cuales fallecieron ese mismo año por causas desconocidas. En abril del siguiente ejercicio se añadieron 12 bisontes más a la reserva, a la que también llegaron seis búfalos de agua, tres caballos y un asno. Tres de estos nuevos bisontes también murieron por causas no precisadas.

Tal y como estima el fiscal, el encargado de la reserva no proporcionó a los animales alimentación suficiente, de forma que en septiembre de 2016 murieron dos de los bisontes y el resto presentaba síntomas de alimentación insuficiente y un estado de extrema desnutrición producida por enfermedades consuntivas.

En enero de 2017 falleció otro bisonte también, como consecuencia, "de la deficiente alimentación proporcionada por el denunciado", agrega el fiscal.

El pasado mes de octubre, Carlos Álamo tuvo que acudir a Fiscalía de Medio Ambiente de Valencia para prestar declaración y defendió en ese momento que alimentaba y cuidaba a los bisontes del recinto. Sin embargo, un informe pericial concluyó que los ejemplares que murieron lo hicieron como consecuencia de inanición. En ese momento, Álamo también indicó que tenía facturas que respaldaban su defensa de que alimentaba correctamente a los bisontes.

BISONTES DECAPITADOS

El 16 de septiembre de 2016 el macho alfa de la manada de bisontes de la reserva de Valdeserrillas, de 800 kilos, fue encontrado decapitado, mientras tres ejemplares habían desaparecido.

El resto de la manada, compuesta por un total 12 machos, se encontraba enferma con diarreas, por lo que el Seprona de la Guardia Civil comenzó a investigar si fueron envenenados a través del agua o mediante comida.

Posteriormente, el 22 de septiembre, efectivos del Seprona encontraron a otro bisonte decapitado en la reserva, en circunstancias similares a las del hallado muerto días antes. El cuerpo del animal se encontró a una distancia relativamente cercana al del macho alfa de la manada, y otros dos bisontes que estaban siendo buscados fueron localizados.

Ante estos hechos, la Guardia Civil envió a la sede del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) en Madrid muestras de sangre tanto de los dos bisontes decapitados como de los ejemplares vivos, con el objetivo de averiguar si efectivamente habían sido envenenados. Un informe concluyó que murieron por falta de alimentación.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies