García-Gasco pide "apoyo público" para las familias y rechaza que se les trate "igual que otras uniones minoritarias"

Actualizado 22/06/2006 20:12:40 CET

VALENCIA, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

El arzobispo de Valencia, monseñor Agustín García-Gasco, pide a los poderes públicos en su carta de esta semana, titulada 'La verdadera democracia cuenta con las familias', que "respeten y apoyen a la familia de fundación matrimonial entre un hombre y una mujer" y advierte de que "nadie puede confundir los estilos de vida minoritarios con las opciones que presentan un bien para la humanidad al garantizar el futuro de la especie humana y de la sociedad".

Según informaron fuentes del Arzobispado a través de Avan, en su carta, el prelado asegura que la sociedad "no puede funcionar sin varones y mujeres que se comprometan en alianza matrimonial para cuidarse mutuamente, para recibir amorosamente los hijos y para educarlos del mejor modo en todos los órdenes de la vida".

En su opinión, el respeto a la diversidad "exige tratar de forma desigual realidades distintas". El prelado añade que "no resulta justo que el esfuerzo de fundar una familia, de criar y educar a los hijos resulte discriminado al recibir el mismo trato que otras uniones a las que la ecología y la naturaleza han rechazado como medio de transmisión de la vida".

García-Gasco considera que la complementariedad sexual del hombre y la mujer "no es algo insustancial o anecdótico" y cree que "sería un delirio totalitario por parte de los Estados negar el derecho diferencial de la complementariedad sexual como valor propio, generador de vida por las leyes de la naturaleza". En realidad, "supone una grave discriminación tratar de forma igualitaria realidades distintas", destaca.

Monseñor García-Gasco sostiene que "si las democracias no cuentan con las familias con excesiva frecuencia en nuestros días, algo muy negativo está ocurriendo en el pensamiento político contemporáneo". En este sentido, añade que la próxima visita de Benedicto XVI a Valencia los días 8 y 9 de julio para presidir el V Encuentro Mundial de las Familias "será una ocasión para que revisemos las causas de este dramático error y para que propongamos remedios eficaces para el bien y la dignidad de todas las personas y de todas las familias de nuestro mundo".

Las familias "no son sólo cuerpos sociales de puertas hacia dentro sino que su vitalidad mejora toda la sociedad", añade el prelado, que considera que las familias "constituyen uno de los elementos claves en la consecución del bienestar para las personas, especialmente para las más necesitadas de cuidados ajenos". Por ello, invita a los poderes públicos a que "se interesen por lo que aporta la familia a la dignidad de las personas", y les exhorta a "conocer, respetar y potenciar los derechos de la familia".

"CONFUSIONES EN LA LIBERTAD FUNDAMENTAL"

También sostiene el arzobispo de Valencia que el Estado no puede "introducir confusiones en la libertad fundamental de los jóvenes que quieran vivir su diferencia sexual y su complementariedad de manera generosa y responsable a través del matrimonio". A este respecto, precisa que "quienes intentan prohibir que el matrimonio sea intrínseco y esencial a la unión entre un varón y una mujer están sofocando la libertad genuina de las personas que conforman la inmensa mayoría del tejido social".

Además, "la fecundidad conyugal de los padres es la mejor garantía para la dignidad de los hijos". Las actividades científicas de "verdadera calidad" en materia biogenética "no necesitan crear "niños esclavos", "ni embriones para la muerte para mejorar sus expectativas curativas". En realidad, "nada hay como la vinculación con unos padres responsables para evitar los atropellos a la vida humana naciente, especialmente hacia los más débiles y vulnerables".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies