Generalitat pide a Fomento 220 millones para siete nuevos enlaces con la AP-7 y la mejora de tres tramos de su entorno

Peaje de la autopista AP-7
HOSBEC - Archivo
Actualizado 09/07/2018 14:03:35 CET

VALENCIA, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Conselleria de Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio ha elaborado un documento con una serie de actuaciones que considera necesarias una vez se liberalice la AP-7 y se eliminen los peajes, en diciembre de 2019. Una propuesta que ya ha trasladado al nuevo Ministerio de Fomento de José Luis Ábalos y que recoge la creación de siete nuevos enlaces con esta autopista, así como la mejora de tres tramos de su entorno. El coste total estimado para estas obras ascendería a 220 millones de euros.

Así lo ha anunciado este lunes la consellera Maria José Salvador, en un desayuno informativo junto al director general de Obras Públicas, Carlos Domingo, en el que ha explicado que espera que esta propuesta sirva de "punto de partida" para trabajar en las conexiones de la AP-7 y mejorar en la planificación del tráfico, en el marco de la Comisión Técnica Estado-Generalitat, cuya creación anunció el propio Ábalos la semana pasada tras reunirse con el jefe del Consell, Ximo Puig.

El documento propone diez actuaciones en emplazamientos de la Comunitat Valenciana. En Vinaròs plantea un enlace nuevo de la N-232 con la AP-7 y una mejora en la N-238 entre el peaje actual y la N-340; en Benicàssim un enlace nuevo con la AP-7; en Vila-Real otro un enlace nuevo con la AP-7 y el acondicionamiento de la N-340; En Alzira otro enlace nuevo con la AP-7, otro en Gandia y un más en Oliva; entre Gata y Pedreguer el acondicionamiento de la N-332; y en Altea también un nuevo enlace con la AP-7.

En este momento, la AP-7 cuenta con 18 enlaces a lo largo de sus 367 kilómetros por la Comunitat Valenciana. Con esta propuesta se añadirían siete más que, según ha asegurado el director general de Obras Públicas, "preservan la alta calidad" de la autopista y le dan "más aprovechamiento", además de suponer un "ahorro" respecto a actuaciones que estaban previstas desde hace años.

Según Domingo, los años de peaje de la AP-7 han hecho "mucho daño a los valencianos", ya que "tener una concesión ha hecho que numerosas actuaciones que hace falta hacer por temas de seguridad vial no se hayan hecho, seguramente por preservar el equilibrio económico y financiero de la autopista". En este sentido ha lamentado la "resistencia de la autopista a tener itinerarios alternativos", de modo que "tenemos una autopista bien dotada pero tenemos al lado una carretera que no responde a los mínimos parámetros de calidad".

Además, ha criticado la "desproporción" y "falta de equidad" que existe en España en cuanto a autopistas de peaje en España. Mientras en el conjunto del país suponen 22,2%, en la Comunitat Valenciana suman el 35,5%, siendo la quinta CCAA con más autopistas de pago. En la mayoría de las regiones están por debajo del 20%, aunque hay lugares como Cantabria o Extremadura que no tienen ninguna autopista de peaje frente a otras como La Rioja, donde alcanza el 66% o Cataluña (54%), ha subrayado.

REPARTO "RACIONAL" DEL TRÁFICO

En todo caso, el director general ha abogado por un "reparto racional" del tráfico y ha apuntado que esto requiere que las nacionales estén "bien conectadas". Según el documento elaborado por la Conselleria, --consensuado con los municipios afectados--, la AP-7 vería aumentar el tráfico de vehículos pero en ningún caso sería "nocivo" y "no colapsaría la autopista", ha garantizado Domingo.

Así, si los niveles de servicio de la carretera se dividen en A (menos de 50.062 vehículos por hora al día, B (de 50.062 a 73.996), C (de 73.996 a 96.278), D (96.248 a 120.300) y E (más de 120.300)--, con la propuesta de Conselleria los niveles se mantendrían en los tres primeros niveles, por lo que Domingo ha querido transmitir un mensaje de "tranquilidad" al sector hostelero y ha apuntado que si la red de carreras se acondiciona, el tráfico "todavía mejorará".

En cuanto al coste de mantenimiento de la AP-7, el director general de Obras Públicas, lo ha cifrado en unos 40 millones de euros al año, un presupuesto que cree que "no desequilibrará los Presupuestos Generales del Estado".

Por su parte, la consellera Maria José Salvador ha explicado que esta propuesta elaborada por su departamento es una planificación que tenía que haber hecho el Ministerio de Fomento del anterior Gobierno del PP, pero ante su "incomparecencia", el Gobierno valenciano ha tomado la iniciativa y ha presentado una primera propuesta sobre la que empezar a trabajar, ya con el nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez, en la recientemente anunciada Comisión Mixta Estado-Generalitat.

Asimismo ha asegurado que desde el Consell no van a aceptar "ninguna prórroga" en cuanto a la liberalización de la AP-7. "La queremos libre y gratuita", ha sentenciado.