Gobernación tramita 283 sanciones a establecimientos públicos de la comunitat durante los cinco primeros meses del año

Actualizado 11/06/2011 19:36:40 CET

VALENCIA, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

La conselleria de Gobernación ha abierto 283 expedientes sancionadores a establecimientos públicos de la Comunitat Valenciana, entre el 1 de enero y el 31 de mayo de este año, tal y como ha afirmado la secretaria autonómica de Gobernación, Asunción Quinzá.

En este sentido, Quinzá ha explicado que, en aplicación de la Ley 4/2003 de Espectáculos y Establecimientos Públicos de la Generalitat, del total de sanciones registradas en las tres provincias durante los cinco primeros meses del año, 27 han sido catalogadas como muy graves y 256 como graves.

De esta forma, las sanciones graves más habituales han sido el incumplimiento de la obligación de tener suscritos los contratos de seguro exigidos en la Ley, la celebración de espectáculos públicos sin la correspondiente licencia y el incumplimiento del horario de apertura y cierre.

Respecto a las sanciones catalogadas como muy graves, en su mayoría se han debido al incumplimiento de las resoluciones de prohibición de espectáculos públicos y al incumplimiento de las medidas de seguridad establecidas en la norma vigente.

Por provincias, en Valencia, la conselleria de Gobernación ha abierto, entre enero y mayo, 127 expedientes sancionadores a establecimientos públicos, de los que 104 han sido por infracciones graves y 23 por infracciones de carácter muy grave.

En Alicante, el total de expedientes sancionadores abiertos a establecimientos públicos es de 119, con 115 infracciones graves y 4 muy graves. Mientras que en Castellón, se han tramitado 37 expedientes sancionadores, todos ellos por infracciones catalogadas como graves.

Finalmente, la secretaria autonómica de Gobernación ha destacado que para la Generalitat "es prioritario velar por la seguridad y el bienestar de los usuarios de los establecimientos públicos y con la aplicación rigurosa de la Ley lo que se persigue es que todos los establecimientos cumplan con la normativa, porque en ningún momento se debe poner en riesgo a los ciudadanos y se debe buscar el equilibrio entre el derecho al ocio y también al descanso".