González, nuevo presidente de Cierval, defiende la unidad de acción, autonomía, transparencia y racionalización

González
EUROPA PRESS
Actualizado 05/07/2011 19:57:43 CET

Ferrando se marcha satisfecho de una patronal "posicionada" en la Comunitat y en España, "fuerte, representativa, estable y eficaz"

VALENCIA, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

El nuevo presidente de Cierval, José Vicente González, ha defendido este martes la importancia de la "unidad de acción", el "principio de autonomía" y la "transparencia" de la patronal autonómica, así como la "racionalización intensa" que deben impulsar las distintas organizaciones empresariales para "compartir recursos físicos y humanos" y poder así "conseguir más con menos".

Así lo ha señalado en su primera intervención tras ser elegido por aclamación en la asamblea general electoral celebrada este martes, que ha reunido en la sede de Cierval al secretario general de la CEOE, José María Lacasa, a los presidentes de las patronales catalana, aragonesa y murciana, así como a numerosos representantes del ámbito empresarial de la Comunitat Valenciana.

González ha ensalzado la labor de su antecesor, Rafael Ferrando, como "artífice principal de la profunda remodelación" de Cierval y de su secretario general, Rafael Montero, del que ha dicho que mantendrá "sus actuales responsabilidades", al tiempo que ha confiado en ser capaz de entregar a su sucesor "una Cierval mejor y más eficaz".

Ha abogado por fijar "objetivos ambiciosos, pero alcanzables" para la Comunitat en los próximos cuatro años, en concreto, igualar la renta per cápita media nacional --actualmente 11,3 puntos superior-- mediante un avance anual del 3 por ciento, crecer en PIB por encima de esa media estatal y mejorar también la cifra de desempleo nacional, y que la industria pase del 16 por ciento actual a representar el 20 por ciento del valor añadido bruto de la Comunitat.

El nuevo líder de la patronal ha señalado que, para lograrlo, "es condición imprescindible el esfuerzo y el trabajo de todos", tanto de las administraciones públicas, como de las empresas, sindicatos, universidades, centros formativos y de la sociedad en general.

"Hemos de hablar más de deberes y menos de derechos", ha sentenciado González, quien considera necesario contar con líderes políticos, empresariales, sindicales y sociales "fuertes" y que "sean capaces de explicar lo que hay que hacer y por qué, con pedagogía y sin miedo a que puedan resultar molestos o duros de aceptar".

A las administraciones públicas, les ha pedido "un marco de trabajo que facilite la función de las empresas" y tenga "todas las garantías jurídicas necesarias" y, sobre todo, "seriedad, rigor y sentido de la responsabilidad" en la gestión de fondos públicos en un contexto en el que "los presupuestos no están para muchas alegrías".

ADMINISTRACIONES "AUSTERAS" Y QUE DEN "EJEMPLO"

Así, González ha reivindicado que "deben ser austeras y dar ejemplo" y que "han de priorizar inversiones y gasto y sólo realizar aquello que tiene un retorno claro o corresponde a actividades imprescindibles que no pueden cubrirse de otra manera", además de ser capaces de "mantener el estado de bienestar, pero con menos coste".

En el ámbito empresarial, ha insistido en la necesidad de ligar salarios a la productividad, incorporar talento, innovar y cooperar con otras empresas e incluso plantearse fusiones para aprovechar recursos y ganar tamaño, para lo que ha pedido "incentivos públicos".

Además, ha abogado por "intentar acordar" con los sindicatos algunos puntos sobre "los que había consenso" en la negociación colectiva, como "el control del absentismo, en algunos casos exagerado, sobre todo en las administraciones públicas", ha dicho.

Ferrando, que ha sido despedido entre aplausos y alabanzas de quienes le han acompañado a lo largo de este periodo, ha ensalzado el "giro de 180 grados" experimentado por Cierval en sus doce años de mandato hasta posicionarse en la Comunitat y en España y convertirse en una patronal "fuerte, representativa, estable y eficaz".

También ha valorado haber logrado "una auténtica vertebración territorial" y un "compromiso con la sociedad" que se plasmó en la Cumbre celebrada en Peñíscola en 2005, en un periodo "extenso, pero sobre todo intenso, muy operativo, constructivo y creativo".

"PRESIDENTE DE CONSENSO"

Ferrando se ha definido como un "presidente de consenso" y ha celebrado haber logrado que "se conozca mucho más y mejor Cierval que a su presidente" dado que no accedió al cargo "buscando notoriedad, ni halagos, ni poder", sino a "trabajar por los empresarios".

Además, ha recalcado que "es momento de estar unidos y de consensuar cualquier posible discrepancia" en un contexto "muy crítico" para la economía, lo que le llevó a decidir no presentarse a la reelección tras conocer la intención de González de presentarse.

JUNTA DIRECTIVA Y COMITÉ EJECUTIVO

La Asamblea Electoral también ha aprobado la incorporación a la Junta Directiva de los vocales propuestos por CEC, CEV y Coepa Antonio Alonso, José Juan Fornés, Juan Ignacio Gisbert, Luis Martí, Rosana Perán y Emilio Villaescusa, y ésta a su vez ha elegido a los del Comité Ejecutivo, también a propuesta de las tres provinciales.

Como vicepresidentes, figuran los presidentes de Coepa, CEC y Cepymeval, Rafael Martínez, José Roca y Juan José Selles, respectivamente, mientras que el secretario general de Coepa, Javier López Mora, sustituirá a Rafael Montero como secretario general de Cierval. Como tesorero, se ha ratificado a Cristóbal Aguado.

Los vocales serán Vicente Aznar, Carlos Cabrera, Francisco José Corell, Juan Eloy Durá, Marino Fernández Bravo, Vicente Folgado , Vicente Lafuente, Enrique Martín, Antonio Mayor, Rosana Perán, Fermín Renau, Santiago Rubert y Pau Villalba, y los invitados, Cristóbal Aguado, Carlos Escorihuela y Gonzalo París.

En su reunión previa, la Asamblea General Ordinaria ha ratificado los acuerdos adoptados por la Junta Directiva de Cierval, ha aprobado la liquidación del presupuesto de 2010 y el presupuesto de 2011, así como la Memoria de Actividades del ejercicio 2010.