El Govern de la Nau pasa el ecuador con su primera dimisión: Peris se va por "luchas internas" en VALC

Joan Ribó junto a Pere Fuset, Sandra Gómez y Jordi Peris
EUROPA PRESS
Publicado 11/07/2017 15:52:33CET

VALÈNCIA, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

El 'Govern de la Nau' que dirige el Ayuntamiento de València y que integran Compromís, PSPV y València en Comú ha superado el ecuador de la legislatura con una primera dimisión, la del segundo teniente de alcalde y responsable del área de Participación, Derechos e Innovación Democrática y portavoz de València en Comú (VALC) en el consistorio, Jordi Peris, quien ha atribuido su marcha a las "luchas internas" en esta marca de la que forma parte Podemos.

Aunque no es la primera remodelación --en agosto de 2016 dejó el Ayuntamiento el entonces primer teniente de alcalde y portavoz del grupo socialista, Joan Calabuig, para incorporarse al gobierno de la Generalitat como delegado del Consell con la Unión Europea, lo que provocó la entrada en el consistorio de Anaïs Menguzzato--, la salida de Peris viene precedida por la polémica y por algunas manifestaciones que han evidenciado diferentes puntos de vista en el propio grupo de VALC.

De hecho, el propio Jordi Peris ha explicado que, entre las razones de su renuncia, están los "ataques, las intrigas, las deslealtades y las luchas internas por el poder" en València en Comú. Estas "dinámicas" en el seno de esta formación son "difícilmente compatibles" con "la acción de gobierno digna" en el Ayuntamiento, ha aseverado.

Además, la dimisión se ha producido justo una semana después de que el Patronato de la Fundación Las Naves que depende de la Concejalía de Peris aprobara, con los votos a favor de Compromís, PSPV, València en Comú y Cs y la abstención del PP, el cese de su gerente, Rafael Monterde, tras las informaciones publicadas que lo vinculaban con la organización que supuestamente desvió fondos de la ayuda al Tercer Mundo en el llamado 'caso Cooperación', por el que se encuentra procesado y condenado el exconseller de Solidaridad del PP Rafael Blasco.

Desde ese momento, se apuntó a la posibilidad de que el edil dejara sus cargos. Incluso, el secretario general de Podemos en València, Jaime Paulino, instó a considerar una rotación en la portavocía del grupo municipal. Este lunes, ha apuntado que respeta la decisión de Peris aunque no comparte los argumentos que ha dado.

A partir de ahora será la edil de Educación, María Oliver, --a la que algunas informaciones publicadas ya señalaban hace semanas como sustituta de Peris-- quien se hará cargo de la portavocía como portavoz suplente.

VALORACIONES DE SUS SOCIOS

Hoy, tras el anuncio de Peris, compañeros de los otros dos partidos que integran el ejecutivo municipal han alabado su labor. Así, el portavoz de Compromís, Pere Fuset, le agradecía su "lealtad", capacidad de "diálogo" y la manera de "hacer las cosas fáciles". Desde el PSPV, la primera teniente de alcalde de València, Sandra Gómez, ha lamentado la dimisión de Peris, a quien ha calificado de "conciliador" y "dialogante", al tiempo que ha confiado en que esta decisión no afecte a la estabilidad del gobierno de La Nau.

Precisamente, el alcalde, Joan Ribó, de Compromís, defendía recientemente en una entrevista con Europa Press que "el Govern de La Nau nació con voluntad unitaria y trabaja para intensificarla". El primer edil aseguraba que la relación entre los socios de gobierno "es buena porque hay voluntad decidida por parte de los tres grupos de trabajar conjuntamente", aunque reconocía que en ocasiones "hay diferentes maneras de entender las cosas".

"Es totalmente normal porque somos partidos distintos", aseveraba Ribó, a la vez que subrayaba que lo relevante es que son "capaces de debatirlo y de concretar una posición política a continuación".

La última muestra pública de diferencias entre responsables municipales se ha producido tras el fallecimiento de un trabajador que sufrió un accidente cuando montaba las gradas para los conciertos de los Jardines de Viveros de València.

El concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset (Compromís), lamentaba no haber tenido conocimiento completo del suceso hasta días después y pedía a su compañera de gobierno, la edil socialista de Policía, Anaïs Menguzzato, una mejora en los protocolos de comunicación, mientras que esta defendió que la Policía Local cumplió "estrictamente" lo establecido y que este cuerpo de seguridad no es "un gabinete de comunicación".

Otro desencuentro 'sonado' se originó cuando la portavoz socialista, Sandra Gómez abogó por revisar la prohibición de aparcar en el carril bus durante la noche que planteó la Concejalía de Movilidad Sostenible, que dirige el representante de Compromís Giuseppe Grezzi. En este caso, los socios de gobierno acabaron acordando posponer la fecha de la prohibición --que entró en vigor en mayo-- y definir de manera clara el paquete de alternativas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies