Grisolía pide penas económicas para autores de incendios: "El que lo haga, que lo pague, y si no él, su familia"

Santiago Grisolía (i) y Mario Molina (centro) en la rueda de prensa.
EUROPA PRESS
Publicado 02/06/2014 14:48:27CET

Molina espera que planes de reducción de CO2 de EEUU abran la puerta a un "esfuerzo muy importante y global" contra el cambio climático

VALENCIA, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente ejecutivo de la Fundación Premios Rey Jaime I, Santiago Grisolía, ha pedido este lunes sanciones económicas para los autores de incendios: "Lo importante es que haya una pena económica, que el que lo haga, lo pague, y si no lo paga él, la propia familia, como sucede en otros sitios", ha subrayado.

Así lo ha señalado en una rueda de prensa con motivo de las deliberaciones de los Premios Rey Jaime I, junto al Premio Nobel de Química en 1995 Mario Molina, quien ha remarcado "es un problema global", causado principalmente por la sequía derivada del cambio climático y el consiguiente aumento de la vulnerabilidad de los bosques, y estima "fundamental que haya un acuerdo internacional".

A preguntas de los periodistas sobre la normativa sobre incendios, Grisolía ha indicado que "la legislación actual es suficiente punitiva pero los jueces tienen que, verdaderamente, aplicarla".

"Se ha aplicado algunas veces, pero pienso que meter a la gente en la cárcel sirve para poco, lo importante es que haya una pena económica", mantiene el reputado científico, quien opina que "si hubiese una pena desde el punto de vista económico, reduciría muchísimo los incendios provocados".

"EL CAMBIO CLIMÁTICO SE NOS ECHA ENCIMA"

Grisolía ha recordado que el Consell Valencià de Cultura (CVC), organismo consultivo que también preside, lleva tiempo "bastante preocupado" por los incendios y ha admitido que siente "mucho miedo del verano", en un contexto en el que también "están cortando árboles por todos lados" y "el cambio climático se nos echa encima".

Al respecto, Mario Molina ha remarcado que "toda la sociedad debería de empezar a enfrentar con mucha más claridad el problema del cambio climático", al considerar "inaceptable correr el riesgo" de que "la situación empeore en estos próximos años y décadas".

"Hay un riesgo enorme y es mucho menor el coste de tomar acciones hoy en día que pagar el coste de todos los impactos que pueda haber en el futuro", recalca.

"RESPONDER CON MÁS ALERTAS Y MÁS TECNOLOGÍA"

Molina agrega que lo mismo sucede con los incendios forestales, que suponen un problema "muy difícil de cambiar por las sequías, pero la sociedad tiene que empezar a responder con más alertas y más tecnología para poder enfrentar estos incendios, muchas veces extraordinariamente difíciles de controlar".

A su juicio, son "una señal más de la urgencia que tiene la sociedad de enfrentar este problema global" y, como ejemplo, expone que "los incendios en Valencia, en los que la sequía está causada por emisiones de gases de efecto invernadero en China, en Australia y en todo el mundo". "Y por eso es fundamental que haya una cuerdo internacional", insiste el Nobel de Química.

Preguntado por los planes de la Agencia de Protección Ambiental estadounidense de reducir un 30 por ciento las emisiones de CO2 de las centrales eléctricas, apunta que "es importante porque va a ser un cambio significativo en Estados Unidos, el principal cuello de botella para llegar a un acuerdo internacional" porque su Congreso "niega la ciencia del cambio climático y, por eso, de momento no es posible que EEUU ratifique un acuerdo internacional".

A su juicio, ese anuncio "le pone un alto a las plantas de generación de electricidad con carbón y, por fortuna, esto ya fue aprobado por la Suprema Corte de Justicia en Estados Unidos así que, a pesar de toda la resistencia que va a haber, sí va a tener un impacto muy importante y la expectativa es que esto sea una señal para que, en pocos años, sí se pueda hacer un esfuerzo muy importante, global, quizá culminando en París en un par de años, para tomar mucho más en serio este problema" del cambio climático.

Los 19 Premios Nobel reunidos en Valencia con motivo de esas deliberaciones han hecho pública una declaración en la que instan a los gobiernos a prevenir los incendios para evitar la desaparición masiva de los bosques y advierten de que "con el aumento de la población y el número creciente de incendios forestales, muchos de ellos provocados, va disminuyendo muy rápidamente la masa forestal".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies