Los grupos sociales más pobres crecen un 17,4% en la Comunitat pero también aumentan un 11,4% los de mayores ingresos

Presentación Oportunidades de empleo y renta en España
FUNDACIÓN RAMÓN ARECES E IVIE
Publicado 14/06/2018 13:38:22CET

La región valenciana pierde un 10% de las oportunidades de renta y casi un 22% de las oportunidades de empleo que tenía en 2007

VALENCIA, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Comunitat Valenciana ha sufrido un "impacto muy fuerte de la crisis" pero también ha tenido una recuperación "más acelerada" que la media. Así, las personas que se han desplazado hacia los grupos sociales más pobres han crecido en un 17,4% aunque también han aumentado un 11,4% los grupos con mayores ingresos. Por su parte, la clase media y la clase media baja han experimentado descensos del 20,1% y del 3,1%, respectivamente.

Esta es una de las principales conclusiones del estudio 'Oportunidades de empleo y renta en España' elaborado por la Fundación Ramón Areces y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), que analiza la pérdida de condiciones laborales y de renta durante la crisis y los primeros años de recuperación económica (2007-2016).

"¿Estamos mejor ahora que antes de la crisis?". Esta es la pregunta que sirve de punto de partida para el análisis. Y la respuesta es que "probablemente estábamos mejor en 2007 porque en 2016 la gente está en situaciones más bajas", tanto en España como en la Comunitat Valenciana, aunque esta última presenta "claras diferencias respecto a la media nacional", ya que "se polarizan los grupos de población".

El documento incorpora una perspectiva novedosa tratando de estimar cómo han variado las oportunidades en empleo y renta de los distintos grupos sociales, según su edad y la comunidad de residencia.

En el caso de la Comunitat Valenciana se ha perdido un 10,8% de las oportunidades de renta que tenía en 2007 --por debajo del conjunto nacional, donde el descenso ha sido del 15%-- y han bajado casi un 22% las oportunidades de empleo respecto a 2007, en este caso, más que la media, situada en el 20%--.

En este sentido, el informe advierte un impacto "muy fuerte" de la crisis en el mercado laboral valenciano, con una pérdida cercana a los 35 puntos en las oportunidades de empleo en 2013, pero señala que ha logrado recuperarse más rápidamente que el resto y en 2016 había recortado a 22 puntos la distancia con respecto a las condiciones de trabajo de 2007.

Si se compara la situación en cada año con respecto a la media nacional, la Comunitat Valenciana se sitúa por debajo, aunque su posición relativa no ha variado con respecto a 2007.

JÓVENES Y DESEMPLEADOS DE LARGA DURACIÓN, LOS MÁS CASTIGADOS

Los autores del informe, los investigadores Carmen Herrero y Antonio Villar, y el economista Ángel Soler, destacan las "graves consecuencias que ha tenido la crisis entre los grupos de población más joven, cuya recuperación se está produciendo mucho más lentamente que en las personas de mayor edad". Además, "la tasa de desempleados de larga duración no está respondiendo a la recuperación económica, su cifra se ha multiplicado por ocho y su situación es dramática", ha explicado Villar durante la presentación del estudio.

Según el documento, el crecimiento económico de los últimos años ha permitido recuperar los niveles de renta per cápita previos a la crisis y ha reducido los niveles de desempleo. Sin embargo, la realidad actual es muy diferente a la de 2007, ya que en el conjunto de España se ha producido un "desplazamiento de la población desde los grupos con mayores rentas hacia los más desfavorecidos". La clase media alta se ha reducido un 19%, mientras que el grupo de personas en situación de pobreza ha aumentado un 22%.

Estas cifras son todavía "más alarmantes" entre los jóvenes menores de 30 años, que han visto como se doblaba su peso en el segmento de población con menores recursos. El porcentaje de jóvenes incluidos en el grupo de menor renta ha pasado del 21,31% en 2007 al 45,7% en 2016, mientras que la proporción de menores de 30 años en la clase media alta ha caído del 16,5% al 4,8%, en ese mismo periodo.

El estudio analiza los cambios en las oportunidades de empleo y renta entre los distintos grupos de edad (de 16 a 30 años, de 31 a 50 años y mayores de 50 años) y en las diferentes comunidades autónomas, así como por sexos, ya que "únicamente los valores medios no dicen nada", ha apuntado Villar. Para ello se centra en tres momentos: 2007, año del comienzo de la crisis, 2013, en el nivel más profundo de la misma, y 2016, que supone una nueva fase del ciclo.

La pérdida de puestos de trabajo ha sido el aspecto más importante de la crisis, llegando a alcanzar a más de la cuarta parte de la población activa en 2013. De acuerdo con el estudio, en 2016 las oportunidades de empleo resultan un 20% peores a las que había en 2007. En el caso de los jóvenes menores de 30 años ese deterioro de las condiciones de empleo alcanza el 40%. En 2007 casi el 50% de los menores de 30 años tenía trabajo indefinido, mientras que en 2016 este porcentaje no llega al 30%.

En cuanto a la evolución de la renta, el análisis considera la sociedad en cuatro grupos sociales: dos por encima de la renta per cápita de España (clase media-alta y clase media) y dos por debajo de la misma (clase media-baja y pobres), y revela "empeoramiento" de las rentas. Mientras las clases medias altas en España se han reducido un 19%, el porcentaje de población incluida en el grupo de las personas más pobres ha crecido un 22%. En general, para el conjunto de la sociedad, las oportunidades de renta han caído un 15%.

A pesar de que el desplazamiento hacia los grupos sociales de menor renta se aprecia en todas las franjas de edad, el proceso es más acentuado en el caso de los jóvenes menores de 30 años, ya que casi la mitad (45,7%) se sitúa en el grupo más pobre, frente al 21,3% de 2007. Es decir, se ha doblado el peso de las personas entre 16 y 30 en el grupo social con menores recursos.

"Nos encontramos ante un problema de aumento de la desigualdad en la distribución de la renta, en la que los grupos menos favorecidos han aumentado y la representación de la clase media se ha reducido en favor de la más pobre", alerta el informe.

Por sexos, el informe señala que durante los años de crisis se acercaron las condiciones laborales entre hombres y mujeres, aunque con la recuperación económica la horquilla de vuelve a abrirse en detrimento de las mujeres.

RECOMENDACIONES DE LOS EXPERTOS

Los resultados del estudio de la Fundación Ramón Areces y el Ivie muestran "enormes desigualdades en renta y empleo, tanto desde el punto de vista geográfico como por tramos de edad". Para afrontar los problemas se revelan, los autores recomiendan tomar algunas medidas como son el diseño de estrategias específicas para combatir el desempleo de larga duración o establecer medidas de inserción estable de los jóvenes en el mercado laboral.

Asimismo, instan a reactivar políticas sociales en materia de vivienda, apoyo escolar, becas o asistencia a personas mayores que mitiguen los efectos del desplazamiento de grupos sociales hacia la parte más baja de la distribución de renta, donde muchos hogares se encuentran al límite de la pobreza, pese a tener empleo, surgiendo la clase social de "trabajadores pobres".

Los expertos recomiendan también abordar el modo de mejorar los resultados del sistema educativo en una doble dimensión: mejora de las capacidades (tanto conocimientos como habilidades) y mejora de la equidad, y por último, llaman a recuperar y aumentar los niveles de inversión en investigación y desarrollo para que, en el futuro, el sistema productivo pueda hacer frente a los cambios del entorno económico.

Contador