Hallan un vertido ilegal de lodos y basura en el paisaje protegido de la desembocadura del Mijares

COLADA DE FANGOS
CONSORCIO RÍO MIJARES
Publicado 13/07/2018 16:02:27CET

CASTELLÓN, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

La guardia rural del Consorcio del Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares (Castellón) ha encontrado un nuevo vertido ilegal en la zona fluvial protegida: un "inmenso derrame" formado por lodos mezclados con gran cantidad de botellas y bolsas de plástico, latas, tubos, telas, restos de basura y otros desechos.

El vertido, "parecido a la colada de lava de un volcán cuando se enfría", se ha producido entre el puente de la autovía CV-10 y el de la autopista AP-7 en el término de Vila-real, según ha informado en un comunicado el consorcio formado por los ayuntamientos de Almassora, Burriana, Vila-real, la Diputación y la Generalitat.

Se trata de "una enorme escorrentía de lodos de unos 300 metros de largo" que ha caído por toda la ladera del margen derecho del río. Más tarde se ha precipitado por un acantilado de 25 metros hasta el cauce del río Mijares.

Esta zona posee un elevado valor ecológico, tanto por la presencia durante los últimos años de nutrias (Lutra lutra) como por la vegetación mediterránea y rupícola que crece en la ribera del río y en los acantilados que abarcan el camino del Mijares hacia el Mediterráneo.

El lugar donde el camión volquete ha vertido está fuera del paisaje protegido, pero la colada es tan grande que se ha extendido por la zona protegida y también ha entrado dentro del agua, explican desde el organismo.

EL SEPRONA INVESTIGA EL VERTIDO

Tras hallar el vertido, el guarda del Consorcio del Mijares ha explicado que dieron "inmediatamente" aviso al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil y a la Policía Local de Vila-real.

Según ha destacado, se trata de una zona "muy sensible" para una especie emblemática como es la nutria, "que desde hace unos pocos años ha vuelto al Paisaje Protegido de la desembocadura del río Mijares". Ha apuntado además que, si se descubre el autor o autores, se enfrentan a una sanción importante por vertido en dominio público hidráulico y en espacio natural protegido".

"Si el análisis de los lodos determinan que llevan algún tipo de contaminante o metal pesado, estaríamos hablando de un delito ecológico", ha añadido el guarda.

Un equipo del Seprona se desplazó al lugar de los hechos tras la denuncia realizada por uno de el guardia. Los guardias civiles verificaron la "enormidad" del derrame, así como el hecho de que los lodos y el resto de basura habían sido depositados por uno o varios camiones volquetes.

La colada de lodos proviene de la limpieza de una acequia o una balsa de riego, ya que con toda la mezcla han aparecido algas de agua dulce. De momento, los agentes intentan determinar sus responsables.