Un hombre acepta un año de cárcel por arrollar a dos jóvenes cuando conducía ebrio y a gran velocidad en Fallas de 2016

Fachada Ciudad de la Justicia de València
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 16/03/2018 15:45:26CET

VALÈNCIA, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un hombre ha aceptado una pena de un año de prisión por arrollar a dos jóvenes cuando circulaba ebrio y a gran velocidad en el cruce de la Avenida Cataluña con Blasco Ibáñez de València en Fallas de 2016. Tras el suceso, se dio a la fuga con tasas de 0,78 y 0,73 miligramos de alcohol por litro de aire aspirado.

Así consta en una sentencia, facilitada por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), en la que la Audiencia condena al hombre por dos delitos de lesiones por imprudencia grave y otros dos de omisión del deber de socorro con la atenuante de reparación del daño e intoxicación etílica semiplena.

El condenado, de 31 años y sin antecedentes penales, ha reconocido los hechos en un juicio que ha tenido lugar este viernes. Los hechos se remontan al 18 de marzo de 2016, cuando sobre las 3 horas subió a su coche que tenía estacionado en la Gran Vía Marqués del Túria de València junto a su pareja y se dirigió hacia la salida norte de la ciudad, en la Avenida de Cataluña.

Al llegar a una rotonda ubicada al inicio de esta avenida en su cruce con la de Blasco Ibáñez, se encontró cruzando desde su izquierda a un grupo de peatones a pesar de que el semáforo correspondiente a éstos se hallaba en rojo.

Como consecuencia de la ingesta etílica, sus facultades psicofísicas idóneas para conducir estaban mermadas. De hecho, cuando se sometió voluntariamente a las pruebas dio un resultado de 0,78 y 0,73 miligramos de alcohol por litro de aire espirado.

Todo ello, unido a que circulaba a una velocidad excesiva, impidió que se apercibiera con la debida antelación de la presencia de los peatones en la calzada y que consiguiera detener o dominar el coche de modo que no les alcanzara.

Así, irrumpió en medio del grupo y arrolló a dos jóvenes --un empleado de banca de 25 años y un repartido de 23--, proyectando a uno de ellos a 9,50 metros del lugar en el que le alcanzó. Acto seguido, sin llegar a detener el vehículo y sin realizar acto alguno que revelara siquiera interés por las consecuencias del atropello, siguió su marcha a tal velocidad que, ya en la V-21, una motocicleta que le seguía le perdió de vista.

Como consecuencia del atropello, el joven de 25 años sufrió excoriaciones en la cara y en una de sus manos, fractura de huesos nasales y tumefacción en un dedo. Por su parte, el otro joven padeció una herida en la ceja, hematomas y erosiones en la cara y nariz.

El conductor, en octubre de 2016 y diciembre de 2017, indemnizó extraprocesalmente a los lesionados con 3.832,75 euros y con 7.378,72 euros, cantidades que, unidas a lo pagado por la aseguradora al margen del proceso, determinaron la total satisfacciones de las reclamaciones civiles de ambos.