Un hombre admite que violó a su hija, que contó los hechos en una redacción del colegio

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Un hombre admite que violó a su hija, que contó los hechos en una redacción del colegio

El acusado en el juicio celebrado en Castellón
EUROPA PRESS
Publicado 15/11/2016 14:50:56CET

   CASTELLÓN, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Un hombre ha reconocido este martes en un juicio que se ha celebrado en la Audiencia Provincial de Castellón que maltrató físicamente y abusó sexualmente de su hija cuando vivían en una localidad castellonense. La menor relató los hechos a una profesora en una redacción cuando la familia se trasladó a vivir al País Vasco.

   La fiscal solicita para el acusado 15 años de prisión por un delito continuado de agresión sexual y dos años más por malos tratos habituales, tras modificar sus conclusiones provisionales --en las que solicitaban 37 años de cárcel-- después de llegar a un acuerdo con la defensa, según ha explicado el abogado del procesado a los medios. Además, la fiscal pide que el procesado sea condenado a una indemnización de 30.000 euros por el perjuicio moral causado.

   Según el escrito de acusación del ministerio fiscal, el procesado -que ya había sido condenado en 2013 y 2015 como autor de un delito de violencia de género y violencia en el ámbito familiar, respectivamente- desde al menos el 22 de julio de 2010 residía en la provincia de Castellón con su esposa y sus hijos al llegar a España, procedentes de Ucrania por reagrupamiento familiar.

   Durante el periodo de convivencia familiar, el procesado aprovechó la ausencia de su esposa del domicilio común para someter a su hija a tocamientos. Así mismo, sometió a la menor a agresiones físicas consistentes en lanzamientos de objetos, golpes con cinturón y con las manos, gritos, desvalorizaciones y menosprecio rechazo, situación que llevó a la víctima a adoptar una actitud de sumisión, miedo y silencio, por lo que los hechos no fueron denunciados.

APROVECHABA LOS VIAJES DE SU ESPOSA

   Según la fiscal, el acusado aprovechó dos viajes de su esposa y los hijos varones para someter a su hija a agresiones sexuales. En 2013 la familia se trasladó a vivir al País Vasco y en el mes de octubre de 2014 la menor relató que su padre la había violado en una redacción autobiográfica dirigida a la que entonces era su tutora. El noviembre de 2014 la niña fue tutelada por el Consejo del Menor de Álava y se llevó a cabo un acogimiento residencial en un centro de acogida.

   El acusado ha reconocido los hechos durante su declaración, mientras que la menor ha sido interrogada a puerta cerrada.

   La exmujer del procesado, que ha asegurado que cuando llegaron a España la menor contaba con 9 años, ha indicado que la niña le explicó los hechos cuando se trasladaron de residencia pero que ella no le dijo nada a su marido porque le tenía miedo.

   Por su parte, la profesora que fue tutora de la menor ha relatado que la niña contó en una redacción autobiográfica que su padre la había violado. "Aunque yo no quise profundizar mucho en el tema con la niña, sí hablamos de la situación en que se encontraba anímicamente", ha añadido la testigo, quien ha subrayado que la versión de la menor le pareció "totalmente creíble".

   Un agente de la Guardia Civil ha señalado que, tras recibir una orden judicial para comprobar si la familia había residido en Castellón, se procedió a intervenir con la menor. Para ello, los agentes se trasladaron al País Vasco y procedieron a realizar una exploración a la niña en el centro de acogida en el que estaba, donde ésta manifestó que había sido sometida a tocamientos y a dos agresiones sexuales.

SIMULACIÓN DE TRASTORNO MENTAL

   Finalmente, un médico forense ha declarado que la exploración psicopatológica del acusado era de normalidad y que cumplía unos criterios de simulación de trastorno mental, puesto que decía que oía voces y veía imágenes "sin consistencia clínica".

   En su informe, la fiscal ha apuntado que el acusado ha reconocido los hechos y que no hay motivos para dudar de la credibilidad de la menor "pues no había un móvil para contar unos hechos de esta naturaleza si no hubieran sucedido". El ministerio público ha pedido la privación de la patria potestad para el acusado. El juicio ha quedado visto para sentencia.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies