Un hombre reconoce ante un jurado haber matado y descuartizado a un amigo en Dénia tras una discusión

Publicado 22/05/2017 14:41:21CET

   ALICANTE, 22 May. (EUROPA PRESS) -

   Un hombre ha reconocido este lunes ante un jurado popular haber matado y descuartizado a un amigo en agosto de 2015 en la localidad de Dénia (Alicante) tras una discusión. En el juicio, que ha comenzado este lunes en la Audiencia Provincial, ha asegurado que se arrepiente "cada día" de lo sucedido.

   El ministerio fiscal ha pedido en sus conclusiones provisionales una pena de 15 años de prisión por un delito de homicidio y cinco meses por profanación de cadáver. Además, ha solicitado una indemnización de 50.000 euros para la hermana de la víctima en concepto de daños morales.

   Según el fiscal, los hechos ocurrieron en fecha indeterminada entre el 19 y el 20 de agosto de 2015 cuando el acusado se encontraba en el domicilio de la víctima, en Dénia, con quien mantenía una relación de amistad. De este modo y "por motivos que se desconocen" discutieron y acabó con la vida de su amigo, provocándole la asfixia por estrangulamiento.

   En los días siguientes, el procesado, según el fiscal, se dedicó a "trocear el cadáver" para lo que se sirvió de distintas herramientas "al tiempo que ideaba un plan con la intención de deshacerse de él".

   Así, el 26 de agosto, sobre las 20.00 horas, el acusado introdujo los restos del cadáver en el frigorífico y ayudado por una tercera persona "que no ha podido ser identificada" los sacó del domicilio y los trasladó con una furgoneta de un amigo a una finca cercana, que conocía por haber sido propiedad de su hermano. Una vez allí, esparció los restos en diferentes puntos.

   Durante el interrogatorio en el juicio, el procesado ha reconocido los hechos, aunque ha manifestado no estar de acuerdo con la pena solicitada.

   De esta manera, a preguntas del ministerio fiscal ha confesado que discutió con su amigo, que le mató y que posteriormente decidió descuartizarlo, con unas herramientas que compró en una ferretería y tienda "de chinos" cercanas, para deshacerse del cadáver, que metió en un frigorífico y trasladó a la finca conocida en una furgoneta. Unas actuaciones que ha afirmado haber realizado solo, excepto cuando tuvo que bajar el frigorífico del domicilio de la víctima, que fue ayudado por una persona.

REFORMAS EN EL PUSO

   Asimismo, ha indicado que avisó a los vecinos de que iba a hacer reformas en el piso, para que no se alertaran de los ruidos. Además, ha señalado que mientras bajaban la nevera un vecino le recriminó que estaban "manchando la escalera".

   Preguntado si recordaba haber dicho a unos agentes de Policía que le interceptaron mientras iba en motocicleta que sabía por qué le paraban, ha dicho no recordarlo, aunque ha apuntado que les indicó dónde estaban los restos.

MOTIVOS DESCONOCIDOS

   En cuanto a los motivos por los que el procesado mató a su amigo no han quedado aclarados con su declaración. En este sentido, a preguntas de la acusación particular, que solicitaba tres meses más por el delito de profanación, ha afirmado que tenía poderes del fallecido porque éste quería vender su piso y le iba a ayudar. No obstante, ha dicho que no tenía intención de matar a la víctima para vender el piso, aunque no ha respondido si el fallecimiento fue causado por un accidente.

   A ello, el procesado, que es pintor de oficio, ha agregado que ha pedido perdón tanto a la familia de la víctima como a la suya propia y ha asegurado que se arrepiente "cada día" de lo sucedido y que pretende resarcir económicamente a la hermana del fallecido.

   En esta primera jornada del juicio se ha renunciado al testimonio de 18 testigos, 14 de ellos agentes de Policía, y de varios peritos, con el fin de, como ha explicado el fiscal, no reiterar pruebas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies