Un hombre ruso finge un robo para quedarse el dinero de un préstamo y le detienen por ocultar armas

Armas incautadas por la Guardia Civil en El Campello
GUARDIA CIVIL
Actualizado 10/02/2018 12:48:36 CET

ALICANTE, 10 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil ha detenido en una urbanización de El Campello (Alicante) a un ciudadano ruso que presuntamente fingió un robo en su chalet de lujo para quedarse con 90.000 euros que un compatriota le había prestado. El sospechoso dejó a la vista varias armas ilegales para que la investigación se centrara en ellas y afirmó que eran de su prestamista, que se encontraba en Rusia, por lo que ambos han sido detenidos por tenencia ilícita de armas.

Los efectivos han incautado un total de siete armas en dos intervenciones diferentes: tres carabinas --una de ellas robada en Eslovaquia y otra en Callosa d'en Sarrià (Alicante)--, dos revólveres, una ballesta con poleas, una pistola de aire comprimido y munición del calibre 38, 22 y 12, según ha informado la Benemérita en un comunicado.

Las investigaciones arrancaron cuando este hombre de nacionalidad rusa, de 59 años y residente en la urbanización de La Nuza, denunció un robo en su chalet de lujo. La Guardia Civil encontró que el robo era "bastante peculiar", ya que dos encapuchados entraron en la mansión, robaron varias joyas y 60.000 euros en efectivos, pero se dejaron en el interior dos carabinas, un revólver y munición.

Los agentes comprobaron que el propietario de la finca "no estaba muy afectado" y este les explicó que tanto el dinero sustraído como las armas eran de un amigo que se encontraba en Rusia.

La Guardia Civil incautó el material y procedió a investigar a este hombre por un supuesto delito de tenencia ilícita de armas. Los efectivos descubrieron que una de las carabinas había sido robada en Callosa d'en Sarrià, mientras que el resto de las armas ni siquiera estaban registradas en España.

CASI UN AÑO FUERA DEL PAÍS PARA EVITAR LA DETENCIÓN

El otro ciudadano ruso, de 66 años y supuestamente dueño de las armas, tardó casi un año en regresar de su país, ya que pensó que si no volvía a España durante un tiempo la Guardia Civil se olvidaría de él y no lo detendría. Sin embargo, el mismo día de su retorno, dos agentes le esperaban a las puertas de su vivienda en El Campello.

Tras una entrada y registro, encontraron nuevas armas: otro revólver, otra carabina, una ballesta con poleas, una pistola HK de aire comprimido y varios cartuchos. En esta segunda tanda de armas, había además una carabina sustraída en Eslovaquia.

La Guardia Civil no solo halló armas en la casa, ya que los agentes encontraron un contrato de préstamo personal firmado entre los dos hombres. A raíz de este contrato, junto con otros detalles, concluyeron que el primer sospechoso había fingido el robo para poder quedarse con el dinero del segundo. Es más, el importe del dinero ascendía a 90.000 euros y no a 60.000 como había manifestado al principio.

De igual forma, los efectivos resolvieron que el hecho de dejar las armas ilegales y robadas a la vista tenía como fin el distraer la atención hacia su compatriota ausente.

Finalmente, la Guardia Civil de El Campello ha detenido al hombre de 59 años, el dueño del chalet, por un presunto delito de tenencia ilícita de armas, un delito de receptación de arma sustraída, un delito de simulación de delito y un delito de apropiación indebida. Por otro lado, el ciudadano ruso de 66 años ha sido arrestado por un presunto delito de tenencia ilícita de armas. Tras pasar a disposición judicial, ambos han quedado en libertad con cargos.

Los agentes continúan investigando sobre las dos carabinas sustraídas en Callosa d'en Sarrià y en Eslovaquia. El resto de las armas --la ballesta, la otra carabina, los dos revólveres y la pistola de aire comprimido-- se han depositado en la Intervención de Armas de la Guardia Civil.