El IBV trabaja en un proyecto que permitirá a las ciudades reducir residuos y reutilizarlos en el entorno urbano

Actualizado 06/12/2009 14:37:51 CET

VALENCIA, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) está investigando nuevas aplicaciones del caucho reciclado procedente de neumáticos usados en mobiliario e infraestructuras urbanas. Esta iniciativa conjuga la idea de la ciudad sostenible capaz de absorber sus propios residuos y reconvertirlos, a través de la fabricación de entornos urbanos que mejoren la calidad de vida de sus ciudadanos, con la industria local y la consiguiente mejora medioambiental.

El proyecto, denominado Recitycycling, está cofinanciado por la Conselleria de Industria, Comercio e Innovación en el marco de las ayudas para la financiación de acciones estratégicas de diversificación industrial para la Comunitat Valenciana, y por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, según informó la Generalitat en un comunicado.

Además, este proyecto potencia la diversificación del tejido productivo en los sectores relacionados con triturado y reciclado, construcción e infraestructura urbana, mobiliario urbano, fabricación de prensas y maquinaria industrial, generando oportunidades y sinergias que permitan a las empresas de la Comunitat Valenciana ser referentes en la aplicación de materiales reciclados para las infraestructuras urbanas.

En España, se consumen alrededor de 35 millones de neumáticos al año. De esta cantidad, el 32 por ciento se reutiliza, el 17 por ciento se quema para obtener energía y el resto acaba en vertederos donde puede provocar problemas de salud debido a fuegos incontrolados o al incremento de la población de insectos y roedores. Por lo que respecta a la Comunitat Valenciana, se reutiliza el 37 por ciento de los neumáticos, aunque sólo el 10 por ciento está destinado al reciclado.

La solución a este "grave problema medioambiental", según el Consell, pasa por desarrollar nuevas aplicaciones para el caucho reciclado. El IBV ya ha trabajado en esta línea en proyectos anteriores que han demostrado la viabilidad del caucho reciclado para alcanzar propiedades funcionales adecuadas, reduciendo el coste y el impacto ambiental.

Este proyecto realiza una revisión de la cadena de valor de las aplicaciones urbanas realizadas con caucho reciclado, desde la materia prima hasta el usuario final, contando con empresas participantes en cada uno de los sectores involucrados en dicha cadena de valor.

Gracias a las propiedades del caucho reciclado y a un diseño adecuado, su empleo para fabricar mobiliario e infraestructuras urbanas supondrá una mejora en el bienestar de los ciudadanos, como bolardos más seguros, parques infantiles de mayor calidad, pavimentos más adecuados a la marcha humana y mobiliario urbano más ergonómico, entre otras aplicaciones urbanas.