Una exposición del Instituto de Biomecánica de Valencia invita al visitante a medir sus emociones

Actualizado 22/06/2006 13:56:52 CET

VALENCIA, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) ha organizado del 15 de junio al 15 de julio una exposición denominada 'Emociona' que, con carácter práctico y experimental, desea mostrar las metodologías más innovadoras asociadas a la Ingeniería Emocional aplicadas al diseño de productos orientados al usuario, con el fin de llegar a entender por qué un producto provoca dichas emociones" para, a partir de ahí, "emitir recomendaciones y criterios de diseño en cualquier fase del proceso de desarrollo de un producto o servicio orientado al usuario", según informaron fuentes de la entidad.

El Instituto, apoyado por el Impiva a través de su Programa de Promoción del Diseño, ha impulsado el desarrollo de la iniciativa Emociona que se enmarca en la línea de actividad que el IBV despliega en torno a la Ingeniería Emocional, que según explicaron, se trata del "área de conocimiento que va más allá de las emociones que provoca un determinado diseño.

Éste es un caso de aplicación de la Ingeniería Emocional en la fase última de comercialización del producto y pretende aplicarse en el contexto cultural de la Comunitat Valenciana como primera experiencia piloto, y de cuyos resultados se definirán futuras iniciativas, "con el objetivo de hacer avanzar y consolidar un conocimiento con miras a la generación de herramientas que puedan asistir tanto al consumidor en su proceso de compra como al fabricante en su proceso de definición de productos orientados al usuario", según señalaron las mismas fuentes.

Con esta iniciativa se pretende extraer conocimiento acerca de por qué "la presentación de un producto como un mueble puede llegar a provocar una respuesta emocional que mejore la disposición a la compra por parte de un potencial consumidor, dependiendo únicamente del diseño del espacio de venta en el que se expone", señalaron.

Asimismo, se espera la visita de "alrededor de 100 personas" que participarán en una sesión experimental "que no requiere más de 15 minutos de dedicación y que permitirá al visitante medir las emociones que le provocan las formas, colores y texturas que constituyen el entorno que nos rodea", destacaron.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies