Investigan a dos mujeres por robar 3.000 kilos de alcachofas 'calico'

Un agente con una de las alcachofas
GUARDIA CIVIL
Publicado 01/03/2018 14:10:50CET

ALICANTE, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil investiga en Novelda (Alicante) a dos mujeres de 32 y 39 años por presuntamente sustraer hasta 3.000 kilos de alcachofas de la clase 'calico' y provocar 9.000 euros en pérdidas al agricultor, según ha informado el instituto armado en un comunicado.

La investigación arrancó cuando el agricultor denunció que llevaba varias semanas sufriendo robos en la explotación donde cultivaba alcachofas 'calico'. Esta variedad, que cultivaba de forma exclusiva en la comarca, tiene un tamaño más grande y una forma más redonda de lo habitual, por lo que el precio de venta y producción resulta más elevado. Su comercialización suele estar destinada a países del norte de Europa.

Los presuntos autores intentaron pasar desapercibidos y entraron a la finca levantando la valla y pasando por debajo, hasta que un día, cansados de arrastrarse por el suelo, decidieron cortar la valla y pasar su vehículo dentro para robar de forma más cómoda.

Un vecino se percató de los robos y pudo ver a dos mujeres que cargaban su coche con las alcachofas robadas. A pesar de haber sido descubiertas in fraganti, las sospechosas terminaron de recoger lo cosechado con tranquilidad.

El Equipo ROCA de la Guardia Civil, especializado en investigar los robos cometidos en el campo, inició varios operativos durante semanas por los mercadillos de seis localidades para comprobar si alguien vendía este tipo de alcachofas.

Los agentes encontraron en Elda (Alicante) a dos mujeres que las ofrecían en su puesto cuando solo les quedaban por vender seis kilos. El agricultor confirmó que se trataba de la variedad 'calico' y el testigo reconoció a las sospechosas.

ROBABAN LAS HORTALIZAS CUANDO LAS NECESITABAN

Las dos mujeres, de nacionalidad española y vecinas de Elda, fueron investigadas por un presunto delito de robo con fuerza en las cosas. Las investigaciones concluyeron que habían estado sustrayendo las alcachofas conforme las necesitaban.

En el plazo de un mes, ambas llegaron a sustraer y a vender la cantidad de tres toneladas de esta hortaliza, lo que provocó pérdidas de 9.000 euros. Una de ellas ya poseía antecedentes policiales por hechos similares.