Investigan un vertido tóxico en un riego de Orihuela donde se hallaron dos aves muertas

Uno de los animales muertos por el vertido
GUARDIA CIVIL
Actualizado 10/03/2018 13:20:53 CET

ALICANTE, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Alicante investiga a una empresa distribuidora de productos fitosanitarios de una pedanía de Orihuela por un posible delito contra los recursos naturales y el medio ambiente, y un delito contra el urbanismo. Este vertido ha afectado a las especies animales de la zona, y de momento se han hallado dos aves muertas.

La investigación se enmarca en un operativo de vigilancia en los entornos hidráulicos, después de que el Seprona detectara el vertido tóxico en este canal de riego. Los efectivos analiza si el vertido habría podido afectar a campos de cultivo de los alrededores, informa el instituto armado en un comunicado.

Cerca del canal discurría una sustancia blanquecina, viscosa y maloliente que provocó la muerte de especies del entorno. Dentro del vertido, los agentes hallaron los cuerpos sin vida de dos aves fringílidas de la especie Serinus serinus, conocidas por el nombre común de garrafón o verdecillo, que se habían quedado adheridas a esta sustancia, "como si se tratara de pegamento", destacan desde la Guardia Civil.

El Seprona inició las pesquisas sobre el origen del vertido, ya que al encontrarse en un canal de riego se daba el riesgo de que, al abrir el paso del agua, este residuo afectara a campos sembrados con productos destinados al consumo humano.

Al día siguiente, la Guardia Civil localizó la empresa de donde procedía este residuo viscoso. Se trata de una firma dedicada a la distribución de productos fitosanitarios, en la que los agentes realizaron una inspección y tomaron muestras del interior del desagüe por el que se había vertido.

IRREGULARIDADES URBANÍSTICAS

En el registro detectaron varias irregularidades urbanísticas por unas obras que se habían realizado en esta compañía. Las muestras fueron enviadas al laboratorio agroalimentario de la Comunitat para realizar un análisis multiresiduos de productos fertilizantes y toxicidad, así como para la determinación del grado de afección al medio ambiente.

La Guardia Civil investiga a esta empresa de una pedanía de Orihuela por un posible delito contra los recursos naturales y el medio ambiente, además de por un delito contra el urbanismo.