James Rhodes: "Incluso sentimientos de sufrimiento se vuelven bellos con música clásica"

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

James Rhodes: "Incluso sentimientos de sufrimiento se vuelven bellos con música clásica"

El pianista James Rhodes
EUROPA PRESS
Publicado 08/11/2016 15:47:35CET

El pianista y autor de 'Instrumental' ofrecerá el 26 de noviembre en el Palau de la Música de Valencia un concierto inspirado en la fantasía

VALENCIA, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

El pianista James Rhodes (Londres, 1975) asegura que "lo mágico" de la música clásica es que, aunque una melodía sea muy triste, le subyace la esperanza, el amor o la resistencia. De hecho asevera que, "incluso los sentimientos de mayor sufrimiento, se vuelven bellos con la música clásica".

Así lo ha manifestado el artista en una rueda de prensa celebrada en el Palau de la Música de Valencia para presentar el concierto que ofrecerá el próximo 26 de noviembre. En el acto, ha estado acompañado por la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Valencia y presidenta del auditorio municipal, Glòria Tello, y el director del espacio, Vicent Ros.

Rhodes es un destacado concertista que, además, se ha convertido en un fenómeno literario tras la publicación de 'Instrumental. Memorias de música, medicina y locura' (Blackie Books), la biografía en la que narra los abusos sexuales que sufrió durante su infancia y cómo la música --según sus propias palabras-- le salvó a vida.

"Y aún me la sigue salvando", incide el intérprete, que agrega que, además, "esto no es algo particular porque la música ayuda a todo el mundo". "Es inimaginable estar vivo sin música y lo mejor de todo es que no es necesario tocarla, sino que basta con escucharla", ha remarcado.

Rhodes, que ha hecho gala de su talante cercano durante la comparecencia ante los medios --que ha iniciado pidiendo disculpas por el Brexit y dando gracias por que le dejen venir a España-- ha comentado que sigue recibiendo "miles de mensajes y emails" de personas que están atravesando circunstancias dramáticas. Al respecto, ha reconocido que no es "un doctor" y lo único que puede hacer es redirigirlos a entidades de ayuda.

"Yo estoy bastante jodido, no puedo salvar a otra gente", ha dicho el artista, que ha apostillado que a quienes sufren violaciones les diría: "Lo siento, tú no tienes la culpa y si encuentras la persona adecuada para hablar de este problema, háblalo".

Tras el éxito editorial de 'Instrumental', esta a punto de salir al mercado su nuevo libro, en el que asegura dar las claves para que cualquiera, con 45 minutos de práctica al día y "descansando los domingos" --bromea-- pueda tocar piezas de piano en seis semanas. Esta faceta es algo muy importante para Rhodes, ya que "en un momento en que todo lo hacemos hacia fuera", como en las redes sociales, supone "una forma de meditación".

Al pianista se le ha preguntado por cómo se siente dentro del 'establishment' musical y su relación con otras figuras. En este sentido, ha asegurado que "siempre se ha sentido como un 'outsider' y que mantiene amistad con muchos pianistas y músicos en general. "Me gusta ir a sus conciertos y escucharles", ha dicho el artista inglés, que ha apuntado que no le da mucha importancia a lo que piensen de él aunque, al mismo tiempo, los considera sus "héroes".

Sobre su vocación de romper estereotipos en el panorama de la música clásica, ha señalado que necesita cambios, puesto que sigue "anclado en cosas de hace 50 años". En este punto, ha dicho que las mayores dificultades las encuentra en los propios organizadores y responsables de auditorios, que "no quieren que hable, que nadie hable, que las luces estén apagadas o que insisten en incluir notas al programa".

Rhodes ha lamentado esta actitud porque los auditorios son "de los últimos reductos" donde no hay reality shows o anuncios, simplemente "puedes estar con una chica, pasarle el brazo por detrás, escuchar música y escapar". "Pero hay muchas tradiciones y es difícil cambiarlas", ha subrayado.

BEETHOVEN Y JUSTIN BIEBER

Respecto a la formación de nuevos públicos, ha resaltado que "de entrada jamás le diría a un joven que Beethoven es más importante que One Direction o Justin Bieber" y ha abogado por "no segregar" la música.

A su parecer, algunas veces se "subestima" a los niños pensando que el repertorio clásico les va a aburrir. Sin embargo, ha contado que hicieron un experimento metiendo una orquesta sinfónica en un gimnasio escolar y niños de entre 6 y 8 años quedaron "fascinados".

Ha añadido que la educación debe empezar en las escuelas y los padres han de ayudar y, en la actualidad, somos "afortunados", ya que hay multitud de recursos en internet. No obstante, ha opinado que, "aunque la gente quiere escuchar y conocer más, la situación es prácticamente la misma en toda Europa. Incluso en Alemania, cuna de la música clásica, la educación musical es un desastre".

Sobre el recital que protagonizará en Valencia, --el 26 de noviembre a las 19.30 horas en la Sala Iturbi del Palau de la Música-- ha avanzado que el tema general será la fantasía y que recreará piezas de Chopin --cuyo nombre ha lucido en la sudadera que vestía-- y Beethoven. Además, durante la rueda de prensa ha interpretado varios fragmentos de compositores como Gluck, Rachmaninov y Puccini.

Por su parte, tanto Glòria Tello como Vicent Ros han enfatizado que Rhodes es un ejemplo del "Palau abierto" que ambos desean impulsar. La edil ha alabado las ideas del músico inglés alejadas del conservadurismo que impera en el género, mientras que el director del auditorio ha asegurado que se seguirá en esta línea con próximas actuaciones como la de Cameron Carpenter.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies