Javier Sierra: "Tenemos que inventarnos, no un nuevo sistema político, sino un nuevo sistema de creencias"

Contador
Portadas de los Premiso Planeta 2017
PLANETA
Publicado 22/11/2017 18:10:18CET

Cristina López Barrio: "No he perdido a la niña que llevo dentro"

VALÈNCIA, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

El escritor Javier Sierra asegura que hay muchos enigmas en el presente que son de "carácter social y que requieren de una respuesta inmediata". "Son enigmas que de alguna manera están diciéndonos que tenemos que inventarnos, no un nuevo sistema político ni una nueva Constitución, sino un nuevo sistema de creencias". "Nos tenemos que creer a nosotros mismos y eso es muy difícil en un país como este, donde hay tantas ínsulas baratarias".

Así lo ha aseverado el autor en una entrevista concedida a Europa Press con motivo de la presentación en València de su obra 'El fuego invisible', con la que se ha proclamado ganador del Premio Planeta 2017.

En esta ocasión, el popular escritor regresa con un relato en el que se reconoce su sello personal pero al que ha incorporado novedades. "Tiene todo lo mío pero más, por eso lo presenté al Planeta", ha resumido. Así, ha incidido en que, no solo no ha renunciado "a nada", sino que ha realizado algunas aportaciones, la principal es que por primera vez se enfrenta a un misterio "intangible y mucho más profundo, que es de dónde vienen las ideas".

En 'El fuego invisible', el protagonista, David Salas, un prometedor lingüista del Trinity Collage de Dublín, se encuentra, después de aterrizar en Madrid para pasar sus vacaciones, con Victoria Goodman, una vieja amiga de sus abuelos y con su joven ayudante, una misteriosa historiadora del arte. Ese hecho trastocará sus planes y lo empujará a una sorprendente carrera por averiguar qué ha sucedido con una de los alumnos de la escuela de literatura que regenta lady Goodman. Para su sorpresa, la clave parece esconderse en el mito del grial y su vinculación con España.

EL GRIAL DE VALÈNCIA, "EL MÁS EVOCADOR"

Sierra ha comentado que en este libro, además, "se estrena" en algunos escenarios, como la ciudad de València. Ha comentado que el grial que se conserva en la Catedral de la capital del Turia es "un símbolo muy bien construido desde el siglo XIV". "No podemos decir que sea un objeto histórico porque no sabemos dónde estuvo antes de esa época pero los mitos funcionan así, si no hubiera agujeros negros no habría mitos sino historias, y el de València es el grial más evocador que existe", ha apostillado.

La novela supone también una reflexión sobre el valor de las palabras, que son, "no solo los ladrillos de la literatura, sino los cimientos de la civilización". En el libro se evidencia que "la palabra es una sustancia viva y también puede ser peligrosa; una palabra mal utilizada o utilizada en un mal momento puede desencadenar un conflicto tremendo, como estamos viendo estos días".

Todo ello adquiere la forma de relato de suspense. Y es que el thriller, apunta el autor, "ya no es un género encapsulado y ha salpicado, incluso, las crónicas periodísticas porque somos muy conscientes cuando escribimos de que tenemos un margen limitado para atrapar la atención del lector debido a que hay mucha oferta".

A pesar de su fama como autor de best sellers en todo el mundo, Javier Sierra afirma que el Premio Planeta es algo especial, puesto que supone "entrar en una constelación de escritores" y en "ese universo que durante 66 años ha creado el galardón más prestigioso de las letras españolas".

Además, "era el momento de enfrentarme a mi propio mito: llevaba diez años en las quinielas del premio y este año decidí presentarme a ver qué pasaba y se abrió el camino fulgurantemente".

Por su parte, la finalista del galardón en su edición de 2017, Cristina López Barrio, por su novela 'Niebla en Tánger', ha expresado su gusto por la fantasía y la magia en su obra. "Era una niña que siempre estaba en las nubes y no he cambiado. No he perdido a la niña que llevo dentro", ha comentado.

'Niebla en Tánger' construye una trama de amor, misterio y metaliteratura que tiene su origen en un 24 de diciembre de 1951, cuando Paul Dingle desaparece en el puerto de Tánger sin que se llegue a saber qué fue de él. Sesenta y cuatro años después, la protagonista, Flora Gascón, sospecha que es el mismo hombre con el que ha tenido una aventura en Madrid y del que se ha enamorado. El nexo entre ellos es una novela que Paul tenía sobre su mesilla de noche.

NOVELA "CATÁRTICA"

López Barrio explica que el germen de su obra se encuentra en el cuento de Julio Cortázar 'Continuidad de los parques' y, por esa razón, consta de una estructura compleja y circular con tiempos diferentes. A pesar de esta complejidad, la autora apunta que escribió el libro con relativa rapidez porque era una historia que necesitada escribir. "Ha sido catártica", agrega.

Añade que su voluntad era narrarla desde el punto de vista de una mujer para introducir temas como el de la maternidad o el de los límites que "a veces nos imponemos nosotras mismas".

'Niebla en Tánger' refleja también la voluntad de la autora de hablar de esos personajes que parecen aletargados y que en un momento de sus vidas inician un viaje. Ella misma, reconoce, también emprendió un día una "huida" al dejar su profesión de abogada para asumir el riesgo de dedicarse a la literatura.

Ahora, prosigue, ha recibido un gran premio por ello, ya que el Planeta supone una "enorme satisfacción" y la posibilidad de acceder a muchos más lectores. No obstante, también causa "vértigo por la responsabilidad para con las obras posteriores", concluye.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies