Archivada la causa contra Esther Pastor al justificar sus gastos en viajes y hoteles

Actualizado 04/02/2015 16:16:02 CET

VALENCIA, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El juzgado de Instrucción número 4 de Valencia ha archivado la causa abierta contra la secretaria autonómica de Organización, Coordinación y Relaciones Institucionales de la Generalitat, Esther Pastor, al justificar sus gastos en viajes, hoteles y compras de comida y bebida.

   Así consta en un auto, facilitado por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), en el que el juez sobresee la causa contra Pastor tras la querella que interpuso Manos Limpias por presuntos delitos de malversación de caudales públicos, estafa y falsedad documental.

   En la querella se acusaba a Pastor de utilizar fondos públicos para usos privados, como el pago de hoteles en Madrid, Altea, Alicante y Jávea, sin que constara ningún acto institucional que justificara el desplazamiento. Además, en una ampliación de la querella también se aludía a compras domésticas de comida y bebida con dinero público.

   En relación con los viajes y hoteles, la jueza estima que no existe ningún indicio que apunte a la utilización de fondos públicos para usos privados, al haberse justificado documentalmente que las facturas de los hoteles obedecían a gastos que estaban contabilizados oficialmente por viajes oficiales.

   Al respecto, se ha comprobado la existencia en las fechas y ciudades reseñadas de algún acontecimiento institucional que justificaba la presencia del presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, y de Pastor en su condición de directora general de Organización del Gabinete del Presidente.

   Para llegar a esta conclusión, la jueza pidió a la Conselleria de Economía y Hacienda una justificación de los gastos y certificación de actos oficiales a que obedecían las facturas. Este organismo informó entonces de que Pastor acompañaba a Fabra en las fechas y a los actos a que se referían las facturas de Manos Limpias, y aportó copia de los gastos abonados por idéntico concepto correspondientes al 'president' y acompañante, y copias de la su Agenda. Así mismo, la Policía Judicial certificó los acontecimientos y actos coincidentes en las fechas cuestionadas.

COMIDAS Y BEBIDAS

   Por otro lado, en referente a la compra de comida y bebida, la jueza señala que en el sistema de contratación no se desprende ninguna anomalía, ya que entiende justificados pequeños pedidos para cubrir las necesidades mínimas en el Palau.

   También indica que la firma de Pastor en todas y cada una de las facturas cuestionadas entran dentro de la práctica legal ordinaria de sus antiguas funciones al tratarse de cargos que van a su presupuesto, "limitándose a plasmar el conforme en cada una de ellas, una vez revisadas y firmadas por los encargados de realizar los pedidos".

   Para llegar a estas conclusiones, la jueza se basa en testificales de los dueños de los establecimientos y del cocinero y maitre de la Generalitat. En cuanto a uno de los locales, el directivo manifestó ser cliente habitual de Presidencia, a quien se encarga de suministrar bebidas y licores. También señaló que no conocía de nada a Pastor, a quien no había visto nunca por su establecimiento.

   Esta persona señaló que los pedidos se realizan a través de un cocinero de Presidencia, y que se sirve el pedido directamente a la sede y cobrando por transferencia bancaria.

   En relación con el segundo de los establecimientos cuestionados, que se dedica a la venta de alimentación en general, el propietario manifestó que Pastor no es cliente habitual de su local, mientras que sí lo es la Generalitat; Y como local más cercano se dedican a lo que denominan 'las faltas', venta de género urgente al comedor de la Presidencia haciendo los pedidos y por teléfono dos cocineros, sirviéndolos directamente en la sede.

   Así lo corroboraron también en sus declaraciones el cocinero y el maitre de la Generalitat, quienes añadieron que las compras se realizan diariamente dependiendo de la agenda del 'president', estando obligados a tener un mínimo de existencia para atender cualquier evento que pudiera darse, desde preparar la comida de Fabra hasta prestar algún servicio a las personas que trabajan en Presidencia, o servir comidas como máximo a diez comensales, dado que la cocina no tiene capacidad para atender a grandes eventos. "Estos datos justifican el solicitar pedidos de unidades mínimas al procurar un menú diario al presidente y tener cubiertas unas existencias para cualquier necesidad", estima la jueza.

   Ante todo, la jueza afirma que la "única" conclusión válida en este asunto es la "ausencia de cualquier indicio de ilegalidad en la actuación" de Pastor, con lo que acuerda el sobreseimiento provisional de las actuaciones.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies