Justicia reforzará Fiscalía, Medicina Legal y traducción para atender a los refugiados del Aquarius

Reunión de coordinación para la llegada del Aquarius en Justicia
GVA
Publicado 12/06/2018 16:43:04CET

VALÈNCIA, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Conselleria de Justicia reforzará los servicios de la Fiscalía, del Instituto de Medicina Legal y de traducción para poder atender a los más de 600 refugiados e inmigrantes que llegarán a València en el buque Aquarius y así también "proteger sus derechos", según ha indicado este martes la titular de este departamento, Gabriela Bravo.

Asimismo, ha dicho que habrá coordinación con las oficinas de atención a las víctimas del delito de la Comunitat Valenciana para determinar si entre estos pasajeros "hay víctimas de trato de seres humanos o cualquier otro delito relacionados con el tráfico de personas". Bravo ha afirmado que se pretende llevar a cabo "una actuación integral" y tener "todos los recursos preparados" para prestar la atención.

La responsable autonómica se ha pronunciado de este modo tras la reunión mantenida con responsables del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat, de la Fiscalía de Menores, de la judicatura, del Colegio de Abogados de València y del Instituto de Medicina Legal de València para tratar las necesidades jurídicas de los refugiados e inmigrantes que transporta el Aquarius.

"En este primer encuentro cada uno ha valorado las necesidades inmediatas que los operadores jurídicos van a tener ante la llegada de los inmigrantes" de esta embarcación, ha expuesto Gabriela Bravo, que ha asegurado que es importante que la actuación sea "integral" y que esté organizado "todo el aspecto en el que actúa la justicia". Ha recordado que quienes "llegan en estado de emergencia tienen derecho a una primera asistencia jurídica, con intérprete, para que puedan saber sus derechos y situación".

La consellera ha destacado que esta administración "no hace otra cosa más que defender los derechos de los inmigrantes, de las víctimas y de los menores" para que "tengan todos los medios a su alcance". "Lo que queremos es tener todos los recursos preparados para que en el momento en que estas personas lleguen a València podamos atenderlos y proteger sus derechos", ha insistido.

"DEBER JURÍDICO Y MORAL"

Bravo ha considerado que la atención que se dará a estos seres humanos responde a "un deber jurídico y moral de España". "Estamos obligados por los convenios internacionales. El convenio de Ginebra establece cuál tiene que ser la actitud de Europa en estos supuestos. Estamos cumpliendo un deber jurídico y moral", ha declarado.

Por lo que respecta a la Fiscalía, ha explicado que "ha demandado más medios personales" ya que, "teniendo en cuenta el número de menores que se espera" se considera que su actuación va a tener que ser reforzada". Así, ha expuesto que además de reclamar "más fiscales" se ha manifestado la necesidad de contar con "más personal" y ha subrayado que "por su puesto, lo tendrán a su disposición".

DETERMINAR LA EDAD

Igualmente, la titular de Justicia ha agregado que se tendrá que incrementar el número de traductores y ha aseverado que se trabajará "para que en las fechas en las que tengan que ponerse en marcha estos profesionales puedan actuar" de forma "rápida y eficaz".

Por otro lado, ha resaltado el "papel importante" que tendrá en este operativo el Aquarius el Instituto de Medicina Legal ya que tiene la función de intervenir "en los expedientes de determinación de la edad". Bravo ha indicado que este departamento ha manifestado que "habrá que crear un servicio de guardia especial para atender a todos los menores --123 no acompañados--" que viajan en el barco y comprobar si realmente lo son.

"Viene un importante número de menores no acompañados. En consecuencia y ante las dudas, se les considerará menores pero se tendrán que hacer las pruebas radiológicas pertinentes para poder acreditar la edad" con exactitud, ha explicado la responsable autonómica.

Asimismo, ha apuntado que dado que llegará "un número importante de madres con niños sin ningún tipo de documentación", se tendrán que hacer "pruebas de ADN para acreditar la relación materno-filial o paterno-filial" en cada caso. Gabriela Bravo ha afirmado que por ello se reforzará el servicio del Instituto de Medicina Legal con un incremento de "forenses en genética para que en el momento en el que lleguen" los refugiados "se pueda actuar una vez atendidas todas las necesidades humanitarias".

VÍCTIMAS DEL DELITO

Bravo ha agregado que toda la actuación en materia de justicia se coordinará "con las oficinas de atención a las víctimas del delito" de la Comunitat Valenciana ya que "como ha señalado la abogacía es importante acreditar, tanto con los menores como con los mayores de edad, si hay víctimas de trato de seres humanos o cualquier otro delito relacionado con el tráfico de personas".

"Tenemos más de 600 profesionales formados tanto en materia de refugio como en asilo. Los profesionales al frente de estas oficinas, que asciende a casi 60, ha recibido también formación específica en materia de trata de seres humanos y de protección a las víctimas", ha declarado.

'PRIMA FACIE'

Preguntada por la consideración que se les puede dar a los llegados a España a través del Aquarius, la consellera ha dicho que esa es una "decisión política". No obstante, ha comentado que la ley contempla "la protección internacional subsidiaria" en casos de "entradas masivas", con la figura 'prima facie', para supuestos en los que no concurran las situaciones características de quienes demandan asilo por sentirse perseguidos sino que de deban a guerras, situaciones de violencia o catástrofes naturales.