Un juzgado declara improcedente el despido de tres trabajadores de programación de Las Naves de València

Imagen de archivo de una actividad en Las Naves
FLICKR LAS NAVES
Publicado 11/07/2018 12:57:40CET

VALÈNCIA, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Social número 7 de València ha declarado improcedente el despido de tres trabajadores del equipo de programación de Las Naves al considerar que no se han acreditado suficientemente los motivos que se dieron para prescindir de sus servicios. Por ello, ordena indemnizar a los tres y readmitir a uno de ellos, que era representante sindical.

Según recuerda la sentencia, en diciembre de 2017 se comunicó a estos trabajadores su despido "por causas objetivas" alegando que la Nave 3, el espacio escénico conocido como La Mutant, donde se encontraba su despacho, había quedado fuera del ámbito de gestión de la fundación para la promoción estratégica, el desarrollo y la innovación urbana Las Naves tras un cambio de competencias en varias concejalías del Ayuntamiento de València. Por ello, se necesitaba amortizar los puestos de trabajo de esa Nave 3 por desaparición del área cultural y de artes escénicas.

La reorganización se llevó a cabo después de que se cesara al que fuera gerente de Las Naves Rafael Monterde por informaciones publicadas que lo vinculaban al llamado 'caso Cooperación'. La Nave 3, de uso teatral, pasaba a ser gestionada por la concejalía de Acción Cultural, que dirige María Oliver, y el resto al área de Innovación, responsabilidad de Roberto Jaramillo.

Ahora, en su resolución, el juez entiende que "no se han justificado los motivos aducidos en la carta de despido". Así, explica que "no se ha cuestionado" que La Nave 3 ha pasado al ámbito de gestión directa por parte del Ayuntamiento de València, pero precisa que los contratos de los demandantes "no estaban vinculados" a ella, más allá de la circunstancia de que durante el último año el despacho estuviera situado físicamente en ese espacio.

Los despedidos, apunta, pertenecían al equipo de programación del organismo y sus funciones incluían la activación y dinamización de Las Naves --"de todas, no solo de la 3", subraya la sentencia--; la programación anual; el alquiler y la cesión de espacios para las actividades; gestión y formación de personal; mantenimiento del espacio y comunicación, gestión de la página web; gestión del sistema de matriculación de cursos; de redes sociales y presentaciones, tareas que ahora llevan a cabo otros compañeros".

"De hecho --añade-- la Nave 3 estuvo cerrada durante un año a causa de las inundaciones sufridas y no tuvo actividad alguna, ni cultural ni escénica, sin que ello supusiese óbice alguno al trabajo de los demandantes".

El juez hacer notar, además, que "en la carta de extinción se dice que se necesitaba amortizar los puestos de trabajo de los demandantes porque desaparecía el área cultural, pero los hechos posteriores demuestran lo contrario". En este sentido, señala que, "tras el despido de los demandantes, la fundación ha continuado con el desarrollo de las actividades culturales y escénicas" y pone como ejemplo el Internet Freedom Festival, VESOS, Tenderete o Pops Marítims, entre otros.

Por todo ello, se declara improcedente el despido de los tres trabajadores y la fundación es condenada a indemnizar a dos de ellos con 13.000 y 7.200 euros, respectivamente. Al tercero, que era representante sindical, se le tiene que readmitir y abonar los salarios de tramitación que se devenguen hasta la fecha efectiva de su readmisión.

Contra la resolución, adelantada por 'Las Provincias' y 'Valencia Plaza' y consultada por Europa Press, cabe recurso. Fuentes de la Concejalía de Innovación han expresado a Europa Press que van a tener la máxima prudencia en este tema, puesto que aún no han podido estudiar la resolución judicial.

"SE RESPETARÁN LOS DERECHOS"

En todo caso, han aseverado que siguieron en todo momento informes jurídicos pero que si la sentencia argumenta que hay unos derechos de los trabajadores que hay que respetar, así se hará. De este modo, en principio no se recurriría aunque queda supeditado a la lectura y análisis de la decisión del juez.

Sobre este tema también se ha pronunciado la coordinadora de EUPV de la ciudad de València, Rosa Albert, quien ha mostrado, a través de un comunicado, su satisfacción por la sentencia, que "viene a corroborar que no había motivos objetivos para estos despidos puesto que las actividades que dichos técnicos realizaban, continuaron y han continuado desarrollándose". "Ahora el Ayuntamiento debe acatar la sentencia y cumplirla en sus justos términos", insta.

"La sentencia es clara, los contratos de los trabajadores despedidos
no estaban vinculados a la Nave 3, por lo que el argumento de la
remunicipalización ni tenia, ni tiene sentido" ha incidido.

Para Albert, esta situación "se podía haber evitado si en su momento
se hubiesen explorado, como su formación propuso, otras vías para
solucionar el conflicto y que nos habrían ahorrado tener que pagar
las indemnizaciones que la sentencia señala". "El ayuntamiento debe
reconocer que se equivocó con estos despidos y la mejor manera de
hacerlo es no recurrir la sentencia y cumplirla", ha apostillado.

Además, ha opinado que "la gestión cultural que está llevando a cabo en Las Naves, a su juicio, es cuanto menos, errática". "El gobierno municipal carece de un proyecto claro para Las Naves lo que está privando a nuestra ciudad de generar un espacio creativo que sea capaz de impulsar políticas culturales alternativas", ha rematado.