Juzgan a un hombre acusado de estafar 170.000? a un inversor que captó para la compra de inmuebles en Chile

Actualizado 29/02/2012 15:49:10 CET

VALENCIA, 29 Feb. (EUROPA PRESS) -

La sección tercera de la Audiencia Provincial de Valencia ha juzgado este miércoles a un hombre acusado de estafar 170.000 euros a un inversor que captó a través de su empresa para la adquisición de inmuebles en Chile. El hombre ha negado los hechos y, por contra, ha afirmado que fue una víctima de una estafa en ese país.

El hombre, sin antecedentes penales, se enfrenta a una pena de cinco años de prisión por un delito continuado de apropiación indebida, y a pagar una multa de 16.500 euros por un delito continuado de estafa, tal y como solicita el ministerio fiscal en su escrito provisional de conclusiones.

El acusado constituyó el 2 de mayo de 2007 la sociedad Equity Balanced Investment S.L., de la que suscribió el 50 por ciento de las participaciones sociales, mientras que el restante estaba a nombre de su cónyuge. El objeto social de esta entidad era la gestión, promoción, construcción e intermediación inmobiliaria, compraventa de inmuebles y solares para su explotación y venta, asesoramiento y gestión inmobiliaria, administración de fincas y consultoría para inversiones.

Según el relato del fiscal, el hombre constituyó esta mercantil con el objeto de canalizar determinadas inversiones que tenía pensado realizar en bienes inmuebles radicados en Chile. Asimismo, a través de la misma, se dedicó a ofrecer a personas que pudieran estar interesadas en realizar inversiones en Chile a participar en sus inversiones mediante la suscripción de contratos de cuentas en participación.

De esta manera, el procesado consiguió que otra persona suscribiera a lo largo de 2007 hasta tres contratos con él, por los que le ingresó en su cuenta 170.000 euros para que la mercantil los invirtiera en la compra de diferentes inmuebles en Chile. Del total, en el contrato se fijaba que el acusado se quedaría con una comisión.

Sin embargo, --y siempre según el relato del fiscal-- el acusado, una vez recibidas las cantidades que le fueron entregadas por la víctima, las incorporó a su patrimonio y no las destinó a la compra de bien inmueble alguno. Así, dispuso del dinero para atender las necesidades de su mercantil "sin realizar actividad alguna de gestión o mediación para la inversión de las cantidades recibidas".