Juzgan a un hombre por participar en el atraco al gerente de unos multicines, al que agredieron y maniataron

Actualizado 24/11/2011 14:54:30 CET

VALENCIA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

El tribunal de la sección tercera de la Audiencia Provincial de Valencia ha juzgado este jueves a un hombre acusado de participar en el atraco al gerente de unos multicines ubicados en el centro comercial El Saler, al que agredieron y maniataron tras apropiarse de la recaudación de la caja.

El acusado, nacido en Damasco y en situación regular en España, ha negado los hechos que se le atribuyen y ha indicado que el día del asalto, el 17 de agosto de 2009, si que fue al cine, pero ha explicado que tuvo que salirse de la sala porque quería hacer una llamada y allí no había cobertura. Seguidamente se fue del lugar, con lo que ha negado que participara en ningún atraco.

"No tengo nada que ver con esa gente --en referencia a las otras dos personas que supuestamente participaron con él en el atraco--, no sé quiénes son. Yo no conozco a esa gente", ha insistido, y ha negado que él apareciera en la grabación que se había obtenido del interior del centro comercial.

Frente a su versión, dos de los agentes que se ocuparon de la investigación han identificado al acusado como la persona que aparecía en el vídeo de las cámaras de seguridad, y a la que algunos testigos señalaron tras ocurrir los hechos.

De hecho, uno de los policías ha explicado que tras el incidente, lograron identificar a una de las tres personas que supuestamente participaron en el atraco gracias a la declaración de varios testigos, de la víctima y de la cámara de seguridad.

Según ha narrado, algunos testigos comentaron que el acusado se presentó ese día en el cine y tenía una actitud "muy sospechosa y rara", ya que se sacó las entradas pero tardó "bastante" en ir a ver la película, y "estaba todo el rato con el móvil, en actitud vigilante y nerviosa". Uno de los testigos que lo identificó fue un vigilante de seguridad que ese día no estaba trabajando, pero que comentó que era una persona asidua en los cines y que de las imágenes que le habían mostrado, podía decir que era él.

Asimismo, otro agente ha explicado que los testigos indicaron que el hombre "no entró a ver la película a su hora", y han señalado que llevaba bigote y gafas de sol, pese a estar en el interior del centro comercial. Además, el policía indica que en el vídeo se puede ver al acusado tapándose la cara tras salir del cine y previamente siguiendo a la víctima. Tras entrar a su despacho, presuntamente avisó a sus compañeros para que le asaltaran.

"COMO CUALQUIER OTRO DÍA"

La víctima, que ha indicado que no pudo ver al acusado el día de los hechos, puesto que no entró en su despacho, ha explicado que ese día acudió a trabajar "como cualquier otro día", a las 15.30 horas. Llevaba la recaudación para ingresarla en el banco, que se encontraba en una planta inferior a los cines.

Antes de bajarla, entró a su despacho y alguien llamó a su puerta. La primera vez fue un compañero para comentarle si quería tomar un café con él; pero la segunda eran dos desconocidos que le golpearon y lo tiraron al suelo. Ha indicado que ahí ya sabía lo que iba a pasar porque "el dinero estaba encima de la mesa".

"Al principio todo fueron puñetazos, intenté defenderme, pero a la que me di cuenta estaba en el suelo", ha narrado, al tiempo que ha dicho que uno de los asaltantes se ocupaba de meter el dinero en una bolsa, mientras que el otro le vigilaba y le golpeaba para evitar que pudiera escapar o defenderse.

Tras ello, uno de ellos le puso un cuchillo en el cuello para que abriera la caja fuerte, y así lo hizo. En total, ha indicado que había unos 10.000 euros en monedas, y "ya sabía que no iban a poder llevárselo todo en la bolsa". De hecho, ha indicado que como no podían ni levantarla, la repartieron con una bolsa de deporte de la víctima, "pero aún así, se dejaron dinero".

Luego le maniataron y apagaron la luz del despacho para evitar que saliera a pedir ayuda y para darles tiempo a escapar. "Menos mal que un compañero que vio salir a los asaltantes, sospechó que podía ir algo mal y me llamó, y al no cogerle el teléfono, se presentó en el despacho y me ayudó". Como consecuencia de la agresión, la víctima sufrió múltiples hematomas en el ojo izquierdo y en la boca, así como una contusión en la rodilla izquierda.

Por estos hechos, el fiscal pide una pena de nueve años de prisión para el acusado por un delito de robo con violencia en las personas y con uso de instrumento peligroso; un delito de detención ilegal; y una falta de lesiones. También reclama que pague 30.000 euros a la empresa propietaria de los cines ABC del centro comercial, y otros 1.300 euros a la víctima por las lesiones causadas.