Kylu progresa en el Oceanogràfic: ya come pescado, mide más de dos metros y pesa 172 kg

Kylu cumple siete meses
OCEANOGRÀFIC
Actualizado 15/06/2017 14:27:17 CET

VALÈNCIA, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

El pequeño Kylu, la única cría de beluga que existe en Europa, ha cumplido siete meses en el Oceanogràfic de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de València y progresa adecuadamente: ya come pescado sólido y mide 2,13 metros y pesa 172 kilos, por encima de los 160 centímetros y 74 kilos con los que nació.

Se trata de "todo un récord de desarrollo" para un animal que "ha podido salir adelante gracias al mismo y dedicación de los entrenadores y veterinarios del Oceanogràfic". "El pequeño Kylu lo es en edad, pero desde luego no en tamaño", destaca el acuario en un comunicado.

El equipo de 15 cuidadores esperó hasta 500 días a que la madre, Yulka, completara la gestación y diera a luz. Para alimentarle correctamente, los veterinarios diseñaron un sistema adaptado con una papilla a base de leche especial para mamíferos marinos, pescado triturado, aceite de pescado, nata y complejos vitamínicos.

En un principio, las tomas se realizaban cada dos horas, y ahora que han incorporado 2,5 kilos de pescado sólido al día. Kylu toma de manera más espaciada unos tres litros de leche cada jornada, por lo que "las noches son más tranquilas" en el acuario. La beluga aprovecha las madrugadas para aprender de su madre, de la que ya ha copiado su manera de rascarse en el proceso de muda de piel.

El juego también forma parte del aprendizaje diario del bebé y los entrenadores le enseñan funciones como los cuidados veterinarios. Desde el recinto aseguran que este refuerzo es positivo tanto para él como para su madre, además de suponer "la mejor forma de estar motivado para seguir explorando su entorno". Para conseguirlo, todos sus comportamientos se basan en la colaboración de los animales.

NUEVOS SONIDOS Y UNA MEDICIÓN PULMONAR INÉDITA

Desde que llegó al complejo, el equipo de investigadores de la Fundación ha llevado a cabo varias líneas de estudio que comenzaron durante la gestación de Yulka, con el objetivo de comprobar que la evolución de la cría es favorable y obtener nuevos datos biológicos sobre un recién nacido de esta especie, de los cuales "se conoce muy poco".

De esta forma, los expertos han comprobado que el sistema inmune de la cría funciona correctamente y han descubierto nuevos sonidos que utilizan la madre y la cría para comunicarse entre ellas, además de medir por primera vez la función pulmonar de una pequeña beluga.

ÉXITO BIOLÓGICO

Tanto la gestación como el parto y el crecimiento diario de la cría, "proporcionan una oportunidad única de conocer más sobre la vida, la fisiología y el comportamiento de estos increíbles cetáceos", aseguran desde el Oceanogràfic.

"El nacimiento y supervivencia de Kylu ha supuesto un éxito a nivel biológico", un logro posible gracias al equipo del complejo y el apoyo de socios y colaboradores como el Acuario de Vancouver en Canadá y SeaWorld en Estados Unidos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies