AVA-Asaja estima que la gota fría aumenta el calibre de los cítricos pero pone en riesgo 60.000 toneladas

Actualizado 13/10/2008 16:58:07 CET

VALENCIA, 13 Oct. (EUROPA PRESS) -

AVA-Asaja aseguró que las fuertes lluvias registradas en las comarcas valencianas han resultado "beneficiosas en líneas generales", pues "han contribuido a aumentar los calibres de los cítricos, recargar los acuíferos y limpiar los árboles", aunque en zonas puntuales la gota fría "ha provocado inundaciones en campos y pone en riesgo 60.000 toneladas de satsumas, clementinas y naranjas por problemas de asfixia radicular y podredumbre de los frutos", según informaron hoy fuentes de la organización agricola en un comunicado.

Por ello, solicitó a las admninistraciones que distribuyan "gratuitamente" los productos fungicidas necesarios "cuanto antes" y establezcan medidas fiscales "para paliar las pérdidas, puesto que los campos de cítricos de la Ribera, la Safor, la Costera y la Canal de Navarrés han llegado a estar anegados hasta los dos metros de altura". Según la organización, tras varios días de lluvias persistentes, ya están en peligro unas 5.000 toneladas de satsumas, 17.000 de clementinas y 38.000 de naranjas.

AVA-Asaja reclamó medidas fiscales que compensen los perjuicios ocasionados a los agricultores, tales como la aplicación de la exención del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) Rústica, la supresión de los índices de los módulos del IRPF en todos los municipios afectados, así como la condonación de las cuotas de la Seguridad Social a los agricultores.

Por su parte, el presidentes de la organización agrícola, Cristobal Aguado, afirmó que "seguramente habrá decenas de millones de euros en pérdidas en cultivos e infraestructuras agrarias", pero la cantidad de agua caída "aportará más beneficios y sus efectos en algunos cultivos no se pagan con dinero".

La gota fría también ha anegado campos de caqui, hortalizas y frutales; tanto en el arroz como en la vid, la recolección ya estaba prácticamente terminada y los daños serán menores, ya que tan sólo restan por segar arrozales residuales de La Ribera Baixa y por vendimiar algunas zonas altas de Utiel-Requena, donde la maquinaria no puede entrar en los campos y empiezan a presentarse algunos problemas de podredumbre. En breve, se peritarán posibles daños en los cultivos, sobre todo en cítricos donde el seguro agrario cubre los daños en fruto por inundación.

Respecto a las infraestructuras agrarias, en la mayoría de las zonas afectadas se han producido arrastres de tierras y desprendimientos en caminos rurales y márgenes, lo que ha provocado pérdidas que incluso pueden superar los daños en cultivos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies