Las lluvias se saldan con 24 accidentes y más de 630 incidencias en Valencia, todas leves

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Las lluvias se saldan con 24 accidentes y más de 630 incidencias en Valencia, todas leves

La fuerte tromba de agua causó inundaciones en algunas zonas de la ciudad
CEDIDA
Publicado 28/11/2016 17:13:56CET

   El día de noviembre más lluvioso desde 1956

   VALENCIA, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Las lluvias registradas durante la noche del domingo y la madrugada del lunes en la ciudad de Valencia se han saldado con 24 accidentes con cinco heridos leves y más de 630 incidencias, ninguna de ellas grave, según han informado en rueda de prensa los concejales de Protección Ciudadana, Anaïs Menguzzato, y de Urbanismo y Ciclo Integral del Agua, Vicent Sarriá.

   Entre las incidencias destacan inundaciones, filtraciones, averías y caídas de árboles, ninguna de ellas de gravedad. La zona más afectada fue el sur de Valencia. Según la información facilitada por la delegación territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), el domingo fue el día de noviembre más lluvioso desde 1956 (el 17 de noviembre). En el aeropuerto de Manises, que no funcionaba en 1956, este domingo fue el día de noviembre más lluvioso de su serie, con 111,3 litros por metro cuadrado acumulados.

   De acuerdo con esta información, este domingo se registraron 130 litros por metro cuadrado. En 17 de noviembre de 1956 se llegó a los 262,6 litros por metro cuadrado. En octubre de 1938, 2000, 1950, 1966, 1965 y 1971 se alcanzaron los 169; 165; 152,3; 148,4; 147,5 y 140,3 litros por metro cuadrado.

   El Ayuntamiento llevó a cabo un despliegue de 116 efectivos de Policía Local y más de 50 bomberos, junto a 21 integrantes de Protección Civil, puesto en marcha durante "una de las noches más complicadas de Valencia".

   El episodio de lluvias tormentosas dejó un total de 513 incidentes atendidos por la Policía, mientras "en un día normal se reciben solo 30 atenciones", y la mayoría en la tarde-noche del domingo como ha destacado la edil. La mayor parte, hasta 250, han sido por daños materiales provocados por las precipitaciones, con inundaciones y filtraciones en viviendas y puntos de la ciudad, aunque también se han registrado también alrededor de 150 caídas de árboles.

   En materia de tráfico, los agentes han atendido 41 averías en semáforos de Valencia, algunos ya arreglados por la mañana tras causar "complicaciones" en algunas zonas. Durante todo el domingo y la pasada noche también se han registrado 24 siniestros viales, que han arrojado un balance de cinco víctimas, ninguna herida de gravedad.

TÚNELES Y PASOS SUBTERRÁNEOS

   Los mayores problemas se produjeron en los barrios del sur de la ciudad, con saturación en los túneles y pasos subterráneos de Gran Vía de las Germanías, la Petxina, Ángel Guimerá o Antonio Ferrandis. El tráfico se tuvo que cortar de forma intermitente durante toda la jornada según la intensidad de la lluvia.

   Mientras, el servicio municipal de bomberos atendió 66 inundaciones, 21 salvamentos, 12 incendios y seis casos de personas atrapadas en vehículos.

   Los responsables de ambos departamentos han coincidido en la buena coordinación de los equipos y la respuesta "adecuada" ante "una de las noches más complicadas en Valencia", como ha ilustrado la concejala. "Nos tenemos que acostumbrar a estas condiciones climáticas y no bajamos la guardia: estamos en situación de preemergencia", ha remarcado.

SE MANTIENE LA ALERTA POR UNA SEGUNDA OLEADA

   Por su parte, el titular del servicio municipal de agua ha explicado que el funcionamiento de las estaciones se mantuvo también "sin incidentes significativos" en toda la jornada, "aun con situaciones de embalsamiento y acumulación" en algunos tramos y los dos depósitos de tormentas "al 100% de su capacidad y con evacuación permanente". Ante esta situación se incorporaron varias unidades adicionales de motobombas, imbornales, camiones y equipos de bombeo.

   El Ayuntamiento ha acordado mantener el despliegue para este lunes mientras los efectivos "siguen trabajando para despejar la situación y por si hubiera una próxima oleada" de lluvias en las próximas horas, como ha señalado Sarriá, aunque no espera que sean de la misma intensidad y duración, sino "dentro de cierta normalidad".

   Al respecto, el responsable de Urbanismo ha incidido en que, al ser Valencia una ciudad llana, "es imprescindible bombear todos los aportes de agua porque sino el sistema colapsaría" y ha asegurado que, en este sentido, "nunca es suficiente cualquier mejora".

   "Puede parecer atrevido decir que la noche ha ido muy bien, pero lo cierto es que la red de saneamiento ha funcionado con eficacia", ha aseverado, para apuntar la necesidad de "soluciones costosas" de mejora del sistema en algunos puntos como el de General Urrutia.

   Como balance, Vicent Sarriá ha apuntado una concentración media este pasado domingo de 130 litros de agua por metro cuadrado en Valencia y ha resaltado los 162,5 litros acumulados solo en la Ronda Sur y de 159 en la estación de la calle Ibiza. Los datos recogidos en estaciones de bombeo revelan que la red de colectores vehiculizó 5.850 millones de litros de aguas de lluvia.

RIBÓ: "LA CIUDAD SE TIENE QUE IR PREPARANDO"

   Sobre la fuerte tromba de lluvia, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha coincidido posteriormente en que "la noche ha sido complicada", aunque cree que "la cosa ha salido relativamente bien" pese a que es un balance de incidencias "muy difícil de asumir para una ciudad".

   "Sí que hay que hacer una reflexión: la ciudad se tiene que ir preparando cada vez más a acontecimientos de este tipo porque todos los indicadores y todos los científicos alertan de que una de las consecuencias del cambio climático serán tormentas y precipitaciones muy violentas", ha manifestado.

   El primer edil también ha incidido en que el hecho de que se avistara este domingo un tornado frente a la playa de Sueca (Valencia), "un fenómeno meteorológico que no se veía desde hacía años", se trata de "un indicador más de que estamos en una situación especial y de que necesitamos mejor capacidad de resistencia".

   Por ello, Ribó ha remarcado que "sin duda, en el futuro habrá que mejorar aún más este tema" a pesar de que "en principio no haya habido nada grave que destacar". "Ha habido coches y personas que se han mojado", ha bromeado, para reiterar que se trata de incidencias "totalmente previsibles" y que "no se podían solventar mejor".

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies