Luz verde a la integración del personal de La Ribera a 8 días de la reversión

Hospital de La Ribera, en Alzira
ARCHIVO
Actualizado 23/03/2018 15:19:16 CET

La "última pieza" del proceso prevé 303 trabajadores más y nuevas prestaciones, como el servicio de Cirugía Pediátrica

VALÈNCIA, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

El pleno del Consell ha dado luz verde este viernes al decreto que fija la integración de los trabajadores del Departamento de Salud de La Ribera (Valencia) a partir de la reversión a gestión pública, que comienza el próximo domingo 1 de abril. También ha aprobado un acuerdo que garantiza el mantenimiento de las condiciones retributivas previas a la extinción del contrato de gestión.

   El departamento estará gestionado a partir de abril por la radióloga Isabel González, exdirectora del Hospital de Sant Joan (Alicante) y hasta ahora responsable de Alta Inspección Sanitaria de la Generalitat Valenciana.

   Se trata de "la última pieza" del proceso de reversión del departamento que gestiona el Hospital de La Ribera, en Alzira (Valencia), hasta ahora en manos de la UTE Ribera Salud, según han anunciado en la rueda de prensa posterior al pleno la vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, y la consellera de Sanidad, Carmen Montón.

   A partir de abril, la gestión de La Ribera será pública directa en lugar de por concesión administrativa, con lo que el personal del departamento será asumido por el sistema público de salud. La Conselleria de Sanidad se subrogará en todos los contratos vigentes a 1 de abril de 2018, en los mismos términos y condiciones, con la relación laboral de personal a extinguir.

   El decreto marca de forma "clara" que los trabajadores mantendrán todos sus derechos de jurisdicción y negociación, mientras que el acuerdo garantiza las retribuciones tanto derivadas del convenio colectivo con la empresa como en contratos individuales.

   En cuanto al personal estatutario, la norma regula el derecho de opción para los trabajadores fijos en situación de excedencia. Estos dispondrán de un máximo de tres meses, hasta final de junio, para decidir si optan por el reingreso o por mantener su condición.

303 NUEVOS TRABAJADORES

   En conjunto, la plantilla de La Ribera está compuesta actualmente por un total de 1.423 trabajadores indefinidos, 254 temporales --contratados por la bolsa que se abrió en febrero con más de 14.000 profesionales-- y 310 estatutarios, según ha desgranado Montón.

   A estos se sumarán un total de 303 nuevos trabajadores, con la intención de Sanidad de que el departamento consiga la ratio de la sanidad pública valenciana y que los turnos estén fijados en 2018. La consellera de Sanitat ha destacado la transparencia seguida por el Consell durante todo el proceso de reversión, que arrancó hace más de un año, y tras "18 años en manos privadas".

   Respecto a la transición, Montón ha insistido en que es "suficientemente clara" y que los profesionales tienen "todas las garantías", con una situación acorde a la ley, por lo que ha dirigido un mensaje de tranquilidad tanto a ellos como a los usuarios. "La hoja de ruta no es ni mejor ni peor: es la que legalmente es posible", ha subrayado.

   Ha reiterado además que la planificación se ha llevado a cabo a partir de reuniones con los jefes de departamento, con el objetivo de cubrir las áreas "más deficitarias". Estas son Atención Urgente, Atención Primaria y servicios hospitalarios con "mucho margen de mejora".

INVERSIÓN Y NUEVOS SERVICIOS

   La responsable de Salud Pública ha reiterado que La Ribera mantendrá su cartera de servicios y sumará nuevas prestaciones como Cirugía Pediátrica, en el Hospital de Alzira, que hasta ahora no existía y se llevaba a cabo por contratos.

   La reversión va acompañada de una inversión en el departamento de 5,7 millones de euros en 2018 y 2,1 en 2019, al "eliminar de la ecuación el beneficio empresarial". Estos fondos servirán para servicios como el PET-TAC o equipo de Radiología. Con su paso a manos públicas, Montón ha subrayado que serán 20 los departamentos de sanidad de gestión directa.

"FALTA DE COLABORACIÓN" DE RIBERA SALUD

   Preguntada por la actitud de la UTE en la rueda de prensa, la consellera ha indicado que es "evidente" que el Consell ha "echado en falta la colaboración" y que ha destacado que los tribunales han rechazado nueve veces sus planteamientos por "entorpecer el proceso" de reversión. Ha remarcado, así mismo, que la reversión se ha llevado a cabo teniendo en cuenta las recomendaciones del Consell Jurídic Consultiu (CJC), si bien no son de obligado cumplimiento.

   Por tanto, "a pesar de la falta de colaboración" de Ribera Salud, ha garantizado que "el 1 de abril seguirá en funcionamiento el departamento con la normalidad que caracteriza a la sanidad pública valenciana". Se trata de un "compromiso cumplido" del Gobierno del Botànic, para el que "la salud no es un negocio ni un juego", ha enfatizado Montón.

   A ocho días de la finalización del contrato, la vicepresidenta del Consell ha coincidido en que este decreto "marca un antes y un después" y supone que La Ribera ya está "a punto" de formar parte de la red pública. "Las privatizaciones no son para siempre", ha aseverado.