María José Carrascosa a su llegada a España: "Tengo ganas de ir a casa a dormir y abrazar primero a mi hija"

364228.1.644.368.20170822140332
Vídeo de la noticia
Actualizado 22/08/2017 15:47:58 CET

Su padre se muestra "feliz" porque con el reencuentro "se ha acabado el calvario de once años" y dice que, lo primero, será "comer paella"

VALÈNCIA, 22 Ago. (EUROPA PRESS) -

La valenciana María José Carrascosa ha llegado este martes al aeropuerto de Manises (Valencia), tras quedar en libertad provisional hace más de un año después de pasar otros nueve encarcelada en EEUU por un conflicto sobre la custodia de su hija. Emocionada y agradecida, ha declarado a los medios de comunicación tener ganas de "ir a casa a dormir y abrazar primero a mi hija", que tenía cinco años cuando la vio por última vez.

La letrada valenciana ha pisado el aeropuerto pasadas las 11.00 horas. El pasado 27 de abril de 2015 quedó en libertad condicional tras pasar nueve años encarcelada en Estados Unidos por un conflicto que mantiene sobre la custodia de su hija y por el que fue condenada a 14 años de prisión.

"Gracias a España por haber estado todos apoyándome de la forma en la que habéis estado apoyándome", ha dicho muy emocionada, y ha admitido que sí, asintiendo con la cabeza, al ser preguntada por si ha vivido un "calvario horrible".

En una escueta atención a los medios que le esperaban en Manises, ha declarado querer "ir a casa a dormir y abrazar primero a mi hija". "Estoy muerta. Tengo ya ganas de llegar a casa. Gracias, un abrazo", han sido sus únicas palabras, acompañada de su padre, José y de su representante.

El padre, por su parte, ha asegurado estar "feliz" porque, según ha dicho, "se ha acabado el calvario que venimos padeciendo
tanto tiempo ya". "Once años", un tiempo "larguísimo" que hay que pasar para saber lo que es, según ha descrito.

José Carrascosa ha explicado que su mujer, Maruja, está esperando en casa a María José, porque está "muy deteriorada" y por ese motivo no ha podido desplazarse hasta el aeropuerto. Su nieta, a punto de cumplir 18 años en abril, tenía cinco años cuando su madre se fue a EEUU y "pasó esto".

"La vez anterior que vine al aeropuerto vine a traer a mi hija, que se iba para 21 días a un tema a EEUU y se han convertido en once años los que hemos tardado en reencontrarnos", ha resumido.

Una vez en España María José, se ha mostrado reconfortado porque "ya se ha acabado; ya está". "Ahora a empezar la nueva vida y adelante", ha apuntado y, sobre sus planes para los próximos días, ha apuntado: "Como ha dicho mi hija, comer paella, de momento, lo primero".

HISTORIA DE MARÍA JOSÉ

En abril de 2015 un tribunal de Nueva Jersey acordó la puesta en libertad condicional de Carrascosa, detenida en 2006 Estados Unidos y condenada en 2009 por desacato --por desobedecer una orden judicial para que entregara a la menor-- y secuestro.

En diciembre de 2009, Carrascosa fue condenada a una pena de 14 años de prisión por un juez de Nueva Jersey, poco después de que un jurado popular, compuesto por 12 miembros, hiciera lo propio por el litigio que mantenía abierto por la custodia de su hija.

El juicio contra Carrascosa quedó visto para sentencia el día 10 de noviembre de ese año, después de que ésta declarara ante un jurado para pedir su libertad y la custodia de la menor. La fiscal acusó a Carrascosa de no cumplir con la jurisdicción estadounidense. La valenciana alegó, por su parte, haber actuado siempre de acuerdo a la legislación española.

Carrascosa se casó en Buñol (Valencia) con el estadounidense Peter Innes en marzo de 1999, sólo unos meses después de que lo hubiera conocido en un chat de internet. Cinco días después de la boda, ella decidió mudarse a Nueva Jersey. Al poco tiempo de llegar a EEUU, se quedó embarazada, en torno a agosto de 1999.

Seguidamente, Carrascosa volvió a España, e Innes la denunció por secuestrar a la niña. El juez Edward Torack, del condado de Bergen (Nueva Jersey), concedió la custodia de la menor al padre y ordenó a la madre regresar a EEUU para entregar a su hija.

La abogada valenciana se presentó en agosto de 2006 en EEUU para asistir a una vista judicial, en la que conoció los cargos que pesaban sobre ella, le retiraron el pasaporte y le informaron de que debía entregar a la pequeña antes del 31 de agosto, si no quería ser encarcelada por secuestro, hecho que se produjo en noviembre de ese año.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies