Más de cien municipios celebran la tradicional bendición de animales en la festividad de San Antonio Abad

Uno De Los Carros Que Han Asistido A La Bendición De Animales En Valencia
EUROPA PRESS
Publicado 16/01/2018 20:49:58CET

VALENCIA, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

La ciudad de València y más de un centenar de localidades de la archidiócesis celebrarán a partir de este miércoles, con misas, procesiones y la tradicional bendición de animales, la festividad de San Antonio Abad, patrón de los ganaderos y protector de los animales.

En la capital provincial tendrá lugar este miércoles una misa mayor, a las 11 horas, en la parroquia San Antonio Abad, situada en la calle Sagunto. Tras la eucaristía, se desarrollará el tradicional desfile y bendición de animales que desfilarán a lo largo de toda la mañana por la calle Sagunto, según ha informado el Arzobispado.

Asimismo, este martes, a las 20 horas, ha tenido lugar el templo parroquial la celebración de la misa seguida por una procesión con la imagen del santo y la tradicional 'cremà' de una hoguera en la calle.

Entre otras localidades valencianas, Albal celebrará a San Antonio Abad este martes por la noche también con la 'cremà' de la hoguera, y el domingo se celebrará misa de campaña en la calle de San Antonio, a las doce del mediodía. Igualmente, el mismo día, tendrá lugar la bendición de animales.

Del mismo modo, entre las localidades que celebran a San Antonio hay algunas que tienen parroquias dedicadas a él, como Alcublas, Alginet, Canals, Casas de Moya, Casas de Pradas, Cerdá, Cullera, Gilet, Los Isidros, Quesa, Rafelbunyol, San Antonio de Benagéber y Sumacárcer.

SAN ANTONIO ABAD

San Antonio Abad nació en el seno de una acomodada familia de Egipto en el año 250 y optó por el consejo evangélico del desprendimiento y entrega de todos los bienes a los pobres, retirándose al desierto. A pesar de ello, muchos intentaron seguirlo, por lo que introdujo una nueva etapa en la vida religiosa organizada de forma comunitaria en lugar del aislamiento individual.

El pequeño cerdo que tradicionalmente la iconografía sitúa junto a San Antonio "desde tiempos inmemoriales" no representaba inicialmente al patronazgo del santo sobre los animales, en contra de la creencia popular, sino que "simboliza la tentación de la que fue objeto por el demonio cuando permaneció en el desierto, absteniéndose de comer carne".