Medio Ambiente declara seis nuevas reservas de fauna en la Comunitat Valenciana para proteger a determinadas especies

Actualizado 12/09/2010 16:10:17 CET

VALENCIA, 12 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Conselleria de Medio Ambiente, Agua, Urbanismo y Vivienda ha declarado seis nuevas reservas de fauna. Con ellas, ya son 36 los espacios dedicados a la conservación de fauna protegida en la Comunitat Valenciana. Tres de estas nuevas reservas se pueden encontrar en la provincia de Valencia, dos en la de Alicante y una en la provincia de Castellón.

Concretamente se trata de la Finca de Penya en Sagunto, Finca Buixcarró en Bocairent, el nacimiento del río Cazuma en Bicorp, Torretes Font Roja en Ibi, la Laguna del Cabezo Redondo en Villena y la Mare de Déu de la Font en Castellfort, según ha informado la Generalitat en un comunicado.

La directora general de Gestión del Medio Natural, Mª Ángeles Centeno, ha explicado que con estas nuevas declaraciones se configura una red constituida por 36 de estos espacios distribuidos en 26 términos municipales, que suman 1.624 hectáreas, "cuyo común denominador es el de albergar poblaciones excepcionales de especies de fauna silvestre, acoger temporalmente fases vitales críticas para su supervivencia o ser objeto de trabajos continuados de investigación".

El objetivo de esta figura de protección es que se impliquen tanto las entidades locales como los propietarios privados que cuenten con terrenos y convertirlos en "protagonistas de la conservación de la biodiversidad de la Comunitat Valenciana", ya que las reservas pueden declararse sobre terrenos de titularidad pública, previo acuerdo favorable del organismo gestor del mismo, o en los de titularidad privada, previa petición expresa del propietario, tal y como sucede con las Microrreservas de flora para la conservación de plantas.

La directora general de Gestión del Medio Natural ha remarcado que las seis nuevas reservas declaradas por la Conselleria de Medio Ambiente "están dedicadas a la conservación de distintos grupos faunísiticos".

Así, Torretes Font-Roja en el término municipal de Ibi y Finca Buixcarró en Bocairent albergan "valiosas" poblaciones de anfibios como el Sapo partero y el Sapo de espuelas así como de Gallipato en la primera de ellas.

Por lo que se refiere a la Finca de Penya, situada en el Marjal d'Almenara, las aves son las protagonistas, con numerosas especies amenazadas como la Focha cornuda, la Canastera o el Fumarel cariblanco. Además, este espacio natural también alberga poblaciones de Samaruc, un pez exclusivo de la Comunidad Valenciana en peligro de extinción y reptiles como el Galápago europeo.

En la reserva de la Laguna del Cabezo redondo de Villena, se da cita una población Fartet, un pez endémico amenazado, y la Ermita de la Mare de Déu de la Font, en Castellfort, alberga importantes poblaciones de murciélagos entre los que sobresalen por su rareza el Murciélago grande de herradura y el Murciélago pequeño de herradura.

PRIMERA RESERVA PARA LIBÉLULAS

Por otro lado, el curso fluvial conocido como Río Cazuma, en Bicorp, es un enclave de una "extraordinaria riqueza" de libélulas y en él se dan cita no menos de 15 especies de estos insectos, en lo que constituye uno de los lugares de mayor diversidad para este grupo faunístico de todo nuestro territorio.

"Además, esta es la primera reserva de fauna que se destina a la conservación de estos organismos", ha anunciado la directora general de Gestión del Medio Natural, Mª Ángeles Centeno.

Todas las reservas de fauna cuentan, además, con un plan de gestión en el que se establecen "las medidas de protección y actuaciones concretas que pueden ser subvencionadas por Medio Ambiente, así como las limitaciones de uso de este espacio con el objetivo de garantizar una adecuada conservación", según ha recordado la directora general.

Para garantizar la conservación de estas especies prioritarias, se prohíbe en las reservas cualquier obra que implique demoliciones, excavaciones o cualquier otra que produzca modificaciones en el entorno, y en especial aquellas que produzcan ruidos o vibraciones en el en el territorio, así como vertidos de materiales o la alteración de la vegetación sin autorización.

También se prohíbe la captura no autorizada de cualquier ejemplar de la fauna silvestre, instalación de rejillas o cerramientos no autorizados por la Conselleria o incumplir limitaciones de acceso establecidas en la señalización.

En caso de acceso autorizado a las cavidades de murciélagos, queda prohibido producir molestias en el interior o la entrada de la cavidad por ruidos o excesiva iluminación, especialmente el uso del carburo, así como la recogida de material biológico o geológico.

Archivos relacionados Documentos Medio Ambiente declara 6 nuevas reservas de fauna para proteger especies como el gallipato o la canastera