Miles de flamencos toman l'Albufera en un "espectáculo natural" que llena los arrozales de visitantes

 Flamencos En La Albufera De Valencia
PABLO VERA-SEO/BIRDLIFE
Publicado 24/02/2017 13:57:51CET

VALÈNCIA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

L'Albufera de València se ha llenado durante las últimas semanas de grandes bandos de flamencos agrupados por miles en un "espectáculo natural" que genera una afluencia masiva de visitantes en los arrozales del parque natural. Desde el año 2012 se repite esta estampa cada vez que los animales escogen l'Albufera como zona de invernada.

Así, hace apenas cinco años la observación del flamenco común en estos arrozales era algo excepcional, pero varios factores han permitido que esta especie estableciera en el parque su lugar de hibernación, según ha informado en un comunicado la federación estatal en defensa de las aves SEO/BirdLife.

Ente estas razones se encuentra el aumento de la población reproductora de flamencos en el Mediterráneo occidental y la menor migración de las aves jóvenes a África. Los ejemplares juveniles descubrieron hace unos años que l'Albufera como un humedal adecuado para alimentarse durante el invierno, por lo que la plataforma cree que posiblemente estén regresando ya como adultos y arrastren consigo a más ejemplares juveniles.

En las últimas semanas, la presencia de grandes bandos de flamencos en los arrozales de l'Albufera ha levantado una "gran expectación" entre los vecinos del entorno de este espacio natural. "Por tamaño, colorido y comportamiento se trata de una de las aves más espectaculares del humedal. Si además se agrupan por miles, el espectáculo está servido", destacan desde la ONG.

Sin embargo, en realidad estos flamencos han pasado en el parque de València todo el invierno, principalmente en el área de reserva del Racó de l'Olla, y han visitado ocasionalmente los arrozales que se han beneficiado por la inundación invernal.

Según ha avanzado el invierno y grandes extensiones de arrozal se han fangueado y secado, los flamencos se han concentrado en las zonas aún inundadas más próximas a la laguna de l'Albufera. Aquí descansan y se alimentan junto a miles ejemplares de otras aves acuáticas que se detienen en los arrozales durante su migración.

Para SEO/BirdLife, esta concentración pone de relieve la importancia de este espacio para la conservación de las poblaciones de aves en el litoral del Mediterráneo occidental y su inclusión en la Red Natura 2000.

Por este motivo, la plataforma ha advertido que "es fundamental que las prácticas de gestión del arrozal a lo largo de todo el año, y también fuera de su período de cultivo, permitan mejorar el estado de conservación de esta extraordinaria biodiversidad".

OBSERVAR SIN MOLESTAR

A pesar del "espectáculo natural" que generan los flamencos en l'Albufera, la ONG ha señalado que esta circunstancia puede derivar en que los ejemplares abandonen prematuramente el parque natural. De hecho, ha lamentado que la búsqueda de fotografías a corta distancia de los grupos de flamencos "está elevando las molestias hasta niveles excesivos".

"Temerosos de la presencia cercana de personas con sus móviles o cámaras de fotos, los bandos de flamencos se ven obligados a alzar el vuelo y buscar lugares tranquilos donde descansar", ha explicado la organización, que ha constatado que en las últimas semanas ha descendido apreciablemente el número de flamencos durante el día, si bien regresan a alimentarse a los arrozales por la noche.

SEO/Birdlife incluso ha comprobado que muchos bandos "atraviesan todo el interior de Valencia hasta Albacete (Castilla-La Mancha), donde encuentran lagunas tranquilas en las que descansar durante el día", un largo viaje diario que "podría y debería evitarse".

"La observación de la naturaleza debe ser respetuosa con sus protagonistas. Se debe permitir que los arrozales cumplan su papel y que los flamencos puedan gozar de la suficiente tranquilidad que les permita ahorrar energías y adquirir una buena condición física en un momento crucial de su ciclo biológico, como es el momento previo a al desplazamiento hasta sus colonias de cría", recomiendan desde la federación.

Por ello, ha animado a los visitantes de l'Albufera a "disfrutar responsablemente de este espectáculo", aparcar en lugares apropiados y mantener siempre distancias prudenciales, superiores a 150 metros, así como evitar movimientos bruscos y sonidos fuertes. "Solo así se garantizará que los flamencos regresen cada año y permanezcan más tiempo durante el invierno".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies