Miles de personas reclaman en Valencia la defensa del territorio y la creación de una moratoria urbanística

Actualizado 03/06/2006 22:30:00 CET

VALENCIA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

Unas 50.000 personas, según confirmaron fuentes de la organización a Europa Press, se manifestaron hoy en Valencia para reclamar la defensa de la explotación del territorio y la elaboración de una moratoria urbanística con el objetivo de limitar el incremento de la construcción.

La manifestación estuvo organizada por la plataforma ciudadana Compromís pel territori y en ella participaron alrededor de un centenar de colectivos bajo el lema 'Pel nostre futur, defensem el territori'.

El portavoz de la citada asociación, Josep Vidal, aseguró que con este acto se pretende "recoger la queja de muchos ciudadanos de la Comunitat Valenciana que están en contra de este modelo de desarrollo urbanístico y de infraestructuras en cuanto a la gestión de los recursos", que, en su opinión, "lo que hacen es producir más destrucción que beneficios".

Asimismo, propuso la creación una moratoria urbanística en cuanto a la puesta en marcha de Planes de Acción Integrada (PAI) que "no han contado con la participación ciudadana" y esta moratoria, dijo, "debe contener todos los requisitos para que no produzcan daños en el medio ambiente".

A su juicio, "la actual legislación permite a determinadas empresas promover sus proyectos de manera libre y contando poco con la participación ciudadana", de tal forma que "se lleva a cabo una política de campos de golf, que en realidad son reservas de suelo para un futuro y lo que se hace es depredar los recursos, ya que España es un país con escasos recursos hídricos", indicó.

Asimismo, denunció la "invasión" de los cerca de 30 kilómetros del interior mediante la construcción de forma "desordenada" que, según señaló, "provoca la estimación de una población muy superior a la que existe actualmente sin haber contado con los servicios mínimos".

Así, consideró que si el desarrollo urbanístico continua evolucionando como lo hace en la actualidad, el medio ambiente está abocado a la "destrucción", cuyos beneficiarios "son unos pocos".

Por su parte, el miembro de Acció Cultural del País Valencià, Toni Gisbert, coincidió con Vidal en cuanto a la elaboración de una moratoria "con el fin de plantear cuales son los límites de crecimiento y el modelo económico, social y de la salud que se quiere para el futuro", por lo que reivindicó "una alternativa a un modelo económico y social que es insostenible".

El portavoz de la Subestació de Patraix, Miguel Esteve, aseguró, por su parte, que este barrio está "dañado" con la Subestación del transformador de la empresa Iberdrola construida en dicha ubicación de la ciudad.

Así, aseguró que existen "numerosos" informes médicos que hablan de enfermedades ocasionadas por este centro, "entre las que destaca la leucemia infantil", que según indicó "está asociada a la reacción electromagnética que producen este tipo de infraestructuras", por lo que reclamó el traslado de la subestación fuera de la ciudad, aunque puntualizó que esta agrupación "no se posiciona en contra de la necesidad de instalar este centro".