Nacen en Terra Natura cuatro crías de cobra real, la serpiente venenosa más grande del mundo

La Comunidad Valenciana registra el primer nacimiento en cautividad de cobra rea
TERRA NATURA
Actualizado 17/12/2013 20:59:27 CET

ALICANTE, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

Nacen en el parque de naturaleza y animales Terra Natura Benidorm cuatro crías de cobra real (Ophiophagus hannah), considerada como la serpiente venenosa más grande del mundo. De 35 centímetros y 18 gramos, nada más nacer están cargadas de un potente veneno neurotóxico paralizante.

La pareja de cobras reales del complejo, un macho de nueve años y cuatro metros de longitud y una hembra de cuatro años, han tenido cuatro crías de los 18 huevos que puso la hembra hace casi tres meses. Los otros 14 han sido infecundos, muy habitual en hembras jóvenes.

Según informa la entidad en un comunicado, dada la dificultad de reproducir esta especie en cautividad, se trata de la segunda ocasión en la que se consigue España y la primera en la Comunitat Valenciana.

Si se comete cualquier error existe un gran riesgo de que el macho, durante el cortejo, mate y devore a la hembra puesto que es un reptil ofiofago que solo se alimenta de otras serpientes. Según explican, la excitación que experimenta el macho durante el cortejo y su mayor tamaño incrementan aun más el riesgo que se produce cuando finaliza la cópula, momento en el que puede intentar comerse a la hembra.

DOS SERÁN CEDIDAS AL ZOOLÓGICO DE LONDRES

Según las mismas fuentes, dos de las crías serán cedidas al zoológico de Londres para contribuir al plan de conservación de la cobra real, en el participa el parque de manera activa, mientras que otra se podrá contemplar en la zona del volcán de Terra Natura.

Además, estas crías formarán parte de estudios e investigaciones sobre esta especie, incluida en la Estación Científica de Agumbre en La India, para valorar la adaptación de los ejemplares en cautividad y su viabilidad en futuras reintroducciones a través de la telemetría, que permitirá comparar su comportamiento con ejemplares salvajes.

En la actualidad, los expertos de la exposición de criaturas venenosas del complejo prestan un "exhaustivo control a la alimentación de las crías y a su cuidado para garantizar la supervivencia de los cuatro pequeños reptiles".