Nefrología del Hospital Universitario de La Ribera realiza más de 17.000 sesiones de hemodiálisis en 2009

Actualizado 02/04/2010 19:55:15 CET

VALENCIA, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Servicio de Nefrología del Hospital Universitario de La Ribera, en Alzira (Valencia), realizó más de 17.000 sesiones de hemodiálisis en 2009, lo que supone una media de más de 130 pacientes anuales que acudieron a la sesión dializadora. Estos datos lo convierten en uno de los servicios con más actividad de la Comunitat Valenciana, según informó la Generalitat en un comunicado.

Este servicio es, además, la primera unidad de un hospital público de la provincia de Valencia en obtener la calificación de 'Excelente' tras la auditoria del Instituto de Acreditación y Evaluación de las Prácticas Sanitarias (INACEPS).

El esquema habitual de tratamiento para pacientes dialíticos es de tres veces por semana, con una duración de la sesión de entre 4 y 5 horas. En cada turno, el paciente llega a la zona de recepción donde se le pesa y se le toman las constantes a la entrada y a la salida.

Estas medidas sirven para programar las máquinas dializadoras y ajustar los componentes con el fin de conseguir un "proceso óptimo". Durante el proceso de diálisis, el paciente puede ver la televisión, escuchar música o realizar otras actividades.

La hemodiálisis es un proceso que elimina los elementos contaminantes (impurezas y desechos) de la sangre ante la incapacidad del riñón. Estas sesiones permiten remover el exceso de líquido e impurezas del cuerpo merced al paso de la sangre a través de un filtro, llamado dializador, que se utiliza junto con una máquina de diálisis.

El Servicio de Nefrología del Hospital Universitario de La Ribera cuenta actualmente con una dotación tecnológica de última generación que permite llevar a cabo la totalidad de modalidades hemodialíticas. Así, esta unidad dispone de 35 monitores de hemodiálisis que llevan incorporados diversos controles, entre los que se incluyen el control volumétrico y la monitorización de la cantidad de diálisis recibida, con arreglo a las características de cada persona.

Siete de estos monitores cuentan, además, con la posibilidad de realizar modalidades de hemodiafiltración on-line. De esta manera, se consigue individualizar el tratamiento en cada paciente según sus necesidades personales.

El doctor Miguel Candel, jefe del Servicio de Nefrología, subrayó que esta información médica on-line "nos convierte en una unidad 'sin papeles', al tiempo que favorece la seguridad de los pacientes, ya que este innovador sistema minimiza el riesgo de errores en la transmisión de la información".

Otro de los sistemas punteros con los que cuenta el Hospital es la producción de agua ultra-pura mediante un sistema de doble ósmosis con desinfección por calor programada. Este agua ultrapura resulta "imprescindible" para la preparación de líquido de diálisis de alta calidad.

Destinada al tratamiento de pacientes con insuficiencia renal crónica, esta unidad recibió el pasado mes de septiembre la calificación de Excelente tras la auditoria que INACEPS realizó en 2009 y en la que la Unidad de Hemodiálisis obtuvo una puntuación superior a los 700 puntos de los 1.000 posibles.

En su evaluación, INACEPS destacó como puntos fuertes de esta unidad la gestión y control de acontecimientos adversos, la continuidad de la atención asistencial fuera del ámbito del Centro de diálisis, la relación con los pacientes y los conceptos éticos, así como el proceso asistencial, estos dos últimos, los aspectos mejor valorados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies